domingo, 3 de mayo de 2009

EL HUNDIMIENTO DE LA FRAGATA HMS COVENTRY – 25 DE MAYO 1982

Traducción no oficial por el Comodoro (R) Roberto Briend

El 25 de mayo de 1982, Día Nacional Argentino, el Grupo 5 de A-4B Skyhawks de la Fuerza Aérea Argentina había recibido la misión de atacar específicamente a la Coventry y la Broadsword. Las dos naves estaban cumpliendo la tarea de piquete, al Noroeste de las Islas Malvinas, actuando como alerta temprana y primer anillo de defensa. Los buques, por los resultados obtenidos, se habían convertido en una real espina en el costado para las fuerzas argentinas. Se planificaron dos incursiones contra las naves.









La Coventry dispara un Sea Dart;
HMS Broadsword 82/MoD(RN)

La primera incursión se transformaría en un caos y era abandonada cuando la Coventry derribó a uno de los aviones atacantes con un Sea Dart. La segunda, desgraciadamente, tuvo más suerte.

Divididos en dos escuadrillas de tres aviones ('Escuadrilla Vulcano y Escuadrilla Zeus), los Vulcano despegaron dejando en tierra a uno de los aviones que presentó problemas técnicos. Los Zeus también se redujeron a dos aviones poco tiempo después del despegue. Los restantes cuatro Skyhawks siguieron adelante con la misión. Como la Coventry y la Broadsword se encontraban más próximos al territorio continental Argentino que el resto de la Fuerza de Tarea, cada avión podía llevar una carga completa de tres bombas de 1,000lb.

Volando extremadamente bajo y escondiéndose, inicialmente, detrás de la Isla Borbón al Sur, el radar de la Coventry fue incapaz de identificar cualquier avión atacante. La Broadsword, sin embargo, pudo ver dos blancos, y pidió una patrulla aérea de Sea Harrier, confiando que ellos podrían neutralizar las incursiones. El radar de Coventry era aún incapaz de detectar los contactos debido a los ecos de retorno producidos por la Isla Borbón, y sus observadores visualizaron primero a los aviones. Las pequeñas armas y el Oerlikon abrieron fuego, y los dos A-4B alteraron el curso alejándose de la Coventry hacia la Broadsword que tenía un Sea Wolf enfocado firmemente en un contacto individual.

Momentos antes de que el Sea Wolf estuviera listo para ser disparado, el blanco individual que se había enganchado firmemente, se transformó en dos blancos, confundiendo el sistema. Los comandos automáticos del lanzador se bloquearon y fue imposible restablecerlos a tiempo, antes que los dos de primeros A-4B atacaran a la Broadsword.








Skyhawks atacando la Broadsword;
HMS Broadsword 82/MoD(RN)

La Escuadrilla Vulcano, el Capitán P. Marcos Carballo y el Teniente Carlos Rinke, atacaron la Broadsword, enfrentando un intenso fuego, que incluía el de pequeñas armas, pero de sus seis bombas, sólo una impactó en la Broadsword. Esta bomba rebotó en el mar cerca de la popa, saltó hacia el otro lado de la nave pasando sobre la plataforma de vuelo golpeando, en su camino, la nariz de un helicóptero Lince y empezando un fuego. La bomba continuó su vuelo fuera de la nave, terminando su recorrido en el mar, sin ocasionar peligro.

La Escuadrilla Zeus, Primer Teniente Mariano À. Velasco y el Alférez Leonardo Barrionuevo, llegaron a continuación. Una vez más la Coventry y la Broadsword desestimaron la ayuda de la patrulla aérea de los Sea Harrier. La Coventry disparó un sólo Sea Dart pero ambos A-4B consiguieron evadir el proyectil. La Broadsword consiguió desbloquear su Sea Wolf y llevó a cabo maniobras evasivas de último minuto, pero la Coventry se cruzó delante de la línea de fuego de la Broadsword, lo que impidió lanzar el Sea Wolf por miedo de pegarle a la Coventry. Ahora los dos A-4B estaban a pocos segundos del blanco.








La Coventry sufriendo explosiones internas ; HMS Broadsword 82/MoD(RN)

Velasco disparó sus cañones, impactando el área del hangar, luego presionó el disparador para descargar sus bombas pero las tres bombas fallaron en desprenderse del avión. Desgraciadamente, eso fue la última situación de suerte para la Coventry. Barrionuevo soltó sus bombas en el momento correcto y las tres bombas impactaron en la nave, generando una gran destrucción en su camino hacia el interior de la nave. Equipadas con mecanismos de retraso, una bomba falló, pero las otras dos explotaron varios segundos más tarde dentro de la nave, destruyendo una gran parte de su costado, a babor, matando varios tripulantes, principalmente en el alojamiento de la máquina auxiliar, el cuarto de la computadora y el comedor, dónde se había instalado la sala de primeros auxilios. La explosión, justo en frente del cuarto de la computadora, se propagó a través de la puerta abierta del cuarto de la computadora y destruyó la sala de operaciones. Un gran fuego se inició inmediatamente y el agua comenzó a entrar a raudales dentro de la nave a través de los agujeros que se abrieron en su lado.

La tercera bomba no había explotado, pero el agujero que produjo en las cubiertas permitió que el humo y el fuego se propagaran más allá de las posibilidades de controlar los daños y combatirlos, y como el agua entraba a raudales en la nave, ella comenzó a inclinarse rápidamente hacia babor. El gran número de agujeros producidos por las bombas, sus explosiones y el fuego de los cañones, quedaron debajo de la línea de flotación y agregaron el peso de agua que entraba a raudales en la nave.

No fue dada ninguna orden para abandonar la nave, la confusión y el caos y el fracaso total de las comunicaciones se vieron a lo largo del buque, pero estaba claro para todos que la Coventry estaba en una mala situación y tenía que ser abandonada. Calmadamente, eficazmente, la tripulación cercana a la cubierta superior había soltado los botes salvavidas laterales de estribor, aquéllos ubicados a babor ya estaban comprometidos por una posición de elevado ángulo para cualquier uso. La evacuación tuvo lugar de un modo ordenado, mientras varios miembros de tripulación estaban realizando heroicos intentos para rescatar a los compañeros sobrevivientes en los destruidos y ardientes compartimientos a lo largo de la nave.









La Coventry asistida por botes salvavidas a su alrededor; HMS Broadsword 82/MoD(RN)

La Broadsword había comenzado inmediatamente con las operaciones de rescate usando los botes salvavidas de su nave y helicópteros que llegaron desde las naves ubicadas en aguas de San Carlos. Un acto particularmente valiente en vuelo del tripulante CPO M J Tupper del 846 NAS, realizando vuelo estacionario cerca de la Coventry (qué podía explotar en cualquier momento), permitiría que 17 sobrevivientes localizados en botes salvavidas entrampados junto a los restos de la nave pudieran ser izados hacia la Broadsword. Tupper luego recibiría la Medalla de Servicio Distinguida por su valentía. La tripulación de la Broadsword, con sus propios botes salvavidas y botes de goma Géminis, realizó una magnífica tarea remolcando los botes salvavidas del Coventry alejándolos de la zona cuando el buque rodaba sobre su eje, a pesar del peligro que existía de una explosión mayor.










Operaciones de rescate;
HMS Broadsword 82/MoD(RN)

Veinte minutos más tarde de que la primera bomba había impactado en la nave, la Coventry había volcado completamente. 19 de sus tripulantes estaban muertos.

El Secretario de Estado para la Defensa, John Nott, introdujo mucho sufrimiento esa tarde, cuando anunció que una fragata Tipo 42 había sido impactada y estaba “en dificultades”. Con cuatro fragatas Tipo 42 supervivientes en el sur, significaba que más de mil familias estaban preocupándose por sus seres queridos. Portsmouth era una tensa y callada ciudad aquella tarde. Recién alrededor del mediodía del día siguiente, todos los parientes cercanos fueron finalmente informados, y a muchos de ellos se les dijo, incorrectamente, que sus seres queridos estaban perdidos. Los medios de comunicación confirmaron que la nave involucrada era la Coventry, en muchos casos antes que el Ministerio de Defensa hubiese tenido contacto con los parientes cercanos de la tripulación. Muchos de los “perdidos” fueron confirmados de estar en la lista de sobrevivientes un día más tarde, extendiendo el dolor para sus familias.

Primera noticias - The Times, 26 May 1982

Los cuatro Skyhawks volvieron a su base sin inconvenientes, aunque el A-4B de Carballo tenía un tanque de combustible perforado por el fuego de la Broadsword. El desafortunado piloto del avión cuyas bombas no salieron, Velasco, regresaría a la acción dos días más tarde, llevando a cabo un ataque a las tropas en la Bahía Ajax. El HMS Fearless impactó su A-4B con fuego de cañón y su avión estalló en llamas. Con su sistema hidráulico también perdido, Velasco se eyectó sobre la Malvinas Oriental, entre Puerto Fox y Puerto Howard. Luego de caminar 2 días, él encontró una casa vacía con alguna comida, y poco tiempo después se encontró con algunos kelpers. Luego de intentar comprarles, sin éxito, un caballo, fue trasladado a Puerto Howard. Él no participó más en la guerra. Los otros tres pilotos también sobrevivían el resto del conflicto.

26 mayo:

Los sobrevivientes de Coventry fueron distribuidos entre la Broadsword, el Fuerte Austin de la RFA y el buque hospital Uganda. Algunos de los heridos más serios fueron transportados por avión al hospital de campaña de la Bahía Ajax. Después, los sobrevivientes fueron consolidados y transportados, vía helicópteros o aviones hacia Fuerte Austin y luego a aguas más seguras de las Malvinas. Más tarde, ellos fueron transferidos por barco al RFA Stromness.

27 mayo:

El Stromness navegó hacia las Islas Georgias del Sur. Los heridos fueron transportados por vía aérea hacia la nave hospital Uganda.

30 mayo:

Una vez que el QE2 (Queen Elizabeth 2) hubo entregado su carga de soldados, la tripulación de la Coventry fue transferida al QE2 y comenzó para ellos un largo viaje de regreso a casa. Ellos recibieron una bienvenida de héroes en Southampton, el viernes 11 junio.

Queen Elizabeth 2 arribando a casa - The Times, 12 June 1982

Esta pagina fue actualizada el jueves 16 de abril de 2009.

Fuente: http://www.hmscoventry.co.uk