martes, 28 de diciembre de 2010

¿POR QUÉ LAS ISLAS MALVINAS NO SERÁN ARGENTINAS?


Por Carlos Escudé

Basta con hablar con cualquier taxista de Buenos Aires para entender que el pueblo argentino sabe que las Islas Malvinas no serán "recuperadas" por la Argentina. Los únicos que parecen no entender este hecho básico de la vida son un grupo de veteranos de guerra, un pequeño grupo de fundamentalistas nacionalistas, y prácticamente la totalidad de los políticos argentinos.

Ni que decir, que al hacerlo, los políticos están engañando y mintiendo. La gran mayoría de estos políticos saben que las Malvinas no serán argentinas otra vez, pero no van a reconocerlo por temor a perder votos.

De hecho, dentro de la clase “política Argentina" hay dos tipos de mentiras con respecto a las Malvinas: la benigna y la maligna. El discurso sobre las Malvinas del antiguo Ministro de Relaciones Exteriores Guido Di Tella estuvo plagado de paradigmáticos ejemplos de mentiras benignas. Él quería que los argentinos creyeran que la Argentina iba a recuperar las islas Malvinas por medios pacíficos, "seducir" a los isleños con la acumulación de un número suficiente de éxitos nacionales con el fin de hacer realmente conveniente, y que el isleño promedio acepte la soberanía argentina. Di Tella no aceptaba el derecho de los isleños a la libre determinación, pero era consciente de que si Argentina no tiene éxito en transformarse en un país atractivo, va a ser imposible conseguir que el Gobierno británico y el Parlamento acepten una transferencia de soberanía.

Este tipo de mentira es benigno debido a que los costos del fracaso, para la Argentina, son bajos. Las tarjetas de Navidad de Di Tella a la población de las Malvinas, serán recordadas en la historia de Malvinas como un excéntrico gesto de un funcionario bien intencionado que representó a un país vecino que una vez amenazó a los isleños. El costo más importante de este tipo de mentira es el intento de engañar a los propios argentinos. Debido a que los argentinos ya saben intuitivamente que las Malvinas no serán otra vez de ellos, esta mentira conduce a un aumento de la desilusión del pueblo argentino poniéndose vis-á-vis con una clase política que se dedica crónicamente al arte de la mentira innoble.

Por el contrario, la "mentira maligna” consiste en afirmar que la Argentina recuperará las Islas si se adopta una "política dura”. La mayoría de los políticos de ambos partidos políticos principales, así como muchos diplomáticos profesionales, participan en este tipo de mentira, aunque son suaves con la política económica y la actual crisis de la Argentina. Sin embargo, a pesar de la crisis, cuando se trata de emitir opiniones sobre las Malvinas, por lo general están de acuerdo en que intentar "seducir" es una pérdida de tiempo, que no se debe tener en cuenta a los isleños y que los costos, a Gran Bretaña, por no transferir la soberanía a la Argentina debe ser aumentados.

Esta es una maligna, arrogante, machista mentira porque propone una política de confrontación que, de aplicarse, sería terriblemente costoso para la propia Argentina, y nunca tendría éxito en la recuperación de lo perdido en 1833, y que la guerra de 1982 hizo irrecuperable.

Este segundo tipo de mentira es también perversamente ingenua. Se propone aumentar los costos británicos por permanecer en las Malvinas, sin tener en cuenta que el hecho de aumentar los costos británicos aumentarán mucho los costos argentinos, y sin darse cuenta de que Gran Bretaña tiene infinitamente más recursos económicos, militares y diplomáticos que la Argentina. No hay manera de hacer que Gran Bretaña gaste más "sin que Argentina gaste también más”. El aumento de los costos siempre representarán un porcentaje mucho menor del total de recursos británicos, que el aumento de los costos argentinos en relación con el total de sus recursos. Por lo tanto, el aumento de los costos británicos por no transferir la soberanía resulta necesariamente un peor negocio para Argentina que para Gran Bretaña. Y por último, pero no menos importante, estos costos cada vez mayores para la Argentina se sentirán mucho más dramáticamente en las masas cada vez más pobres de la Argentina, mientras que algunas élites se beneficiarían emocional y políticamente con una política imprudente.

¿Por qué esta maligna mentira es sistemáticamente repetida cuando se debate la cuestión de las Malvinas? La respuesta parecería estar en que, en Argentina, existe una perversa dinámica política por la que los políticos profesionales temen expresar la “dolorosa” verdad sobre las Islas Malvinas (es decir, que nunca volverán a ser argentinas) que les haría perder votos, los políticos siguen participando de la fantasía que las islas se recuperarán. Si un político reconociera públicamente que las Malvinas no serán recuperadas, perdería votos, mientras que si otro político continúa con la mentira, seguramente logrará cosechar beneficios políticos a partir de primitivas emociones populares.

El resultado final, por supuesto, va en detrimento del propio país. Pero mientras que los políticos consistentemente vendan sus almas para obtener el voto popular, ello tendrá poca o ninguna importancia.

(*) El autor es miembro del Consejo Argentino Nacional de Investigación Científica y académico de la Universidad Torcuato Di Tella, Buenos Aires

Este ensayo aparece en una colección titulada "El futuro de las Islas Malvinas y su gente" por Lyubomir Ivanov y otros. al. publicado por T doble Editores (2003) y se reproduce con autorización del Dr. Ivanov.

Fuente: http://www.falklands.info/history/82neverargentine.html

¿POR QUÉ GRAN BRETAÑA GANÓ LA GUERRA DE LAS MALVINAS?


Por Reginald y Elliot

Esta fue la pregunta planteada por los académicos estadounidenses Reginald y Elliot en la conclusión de su excelente estudio sobre la Guerra de Malvinas, "Tempestad en una tetera”, realizado en 1983.

"¿Por qué Gran Bretaña ganó? La victoria británica tuvo, en partes iguales, profesionalidad y suerte, dos factores esenciales para llevar adelante una guerra. En los papeles, la Argentina parecía tener una ventaja decisiva, en hombres, materiales, planes, posición y líneas de suministro. La ventaja argentina, sin embargo, fue erosionada por las fuerzas británicas durante el desarrollo de la guerra, la experiencia de los militares británicos resultó un factor decisivo.

Gran Bretaña también utilizó a la prensa de manera mucho más eficiente que la Argentina, dando la impresión de imparcialidad, veracidad, humildad, incluso en el avance de sus pretensiones, cuando en realidad los militares manipularon a los pocos reporteros asignados a la flota, alimentándolos con informes exagerados pero verosímiles sobre la gran cantidad de tropas británicas, barcos y aviones que se enviaron al Atlántico Sur. Mientras que los comunicados de prensa argentinos eran desacreditados, casi desde el primer día de la campaña, la información oficial británica, producida por la oficina de prensa del gobierno, era considerada, por la mayoría de países occidentales como la única fuente de noticias parcialmente veraz. En otras palabras, Gran Bretaña ganó la guerra psicológica, y al hacerlo, dio un enorme impulso a su posición militar. Incluso a medida que la guerra avanzaba, Argentina comenzó a creer en las informaciones británicas. Este fue, por supuesto, precisamente lo que Gran Bretaña pretendía.

El hundimiento del buque argentino General Belgrano no sólo eliminó de los mares el buque de guerra más poderoso de la Argentina, sino que también marcó el final de la guerra naval por las Islas Malvinas, a partir de entonces, la Argentina mantuvo a sus buques a una distancia visual de su territorio continental.

Argentina, al principio del conflicto, parecía tener una gran ventaja en el poder aéreo pero nunca fue capaz de utilizar el gran número de caza-bombarderos para establecer el control del espacio aéreo sobre las Malvinas. En su lugar, veinte Sea Harrier británicos volando alrededor de las islas golpearon efectivamente a la Fuerza Aérea Argentina desde el cielo en las dos primeras semanas de la guerra. Los lentos Harriers mostraron una extraña habilidad para superar a los más rápidos, pero más torpes Skyhawks y Mirages, produciendo derribos de aviones argentinos en una sorprendente proporción de quince a uno.

La Fuerza Aérea Argentina demostró una inmensa valentía y tenacidad para atacar a la flota británica, que fue encerrada en el Estrecho de San Carlos sin espacio para maniobrar. Pero los mayores esfuerzos se vieron frustrados por un gran número de bombas que no estallaron, entre ellos seis que realmente golpearon barcos británicos, por la gran cantidad de misiles antiaéreos lanzados para repeler a los aviones argentinos, y por el poco tiempo de combate que en realidad tenía cada aeronave argentina (2-10 minutos), sobre los objetivos. Esencialmente, cada avión argentino debía llegar a la zona de combate, de forma rápida descargar sus bombas y misiles, tal vez dar la vuelta para efectuar un pasaje de ametrallamiento, y luego regresar a la base, o correr el riesgo de quedarse sin combustible. Esto dejó a las aeronaves argentinas en una enorme desventaja en la búsqueda de los Sea Harrier, en la selección de mejores objetivos, para evitar los misiles. Al final, Argentina perdió quizás la mitad o dos tercios de sus aviones de combate, en función de que reclamos se opta por creer, o lo que es más importante, los argentinos perdieron un gran porcentaje de sus entrenados pilotos de caza, un recurso que será mucho más difícil de reemplazar que los propios aviones.

En tierra Argentina fue mucho peor. El General de Brigada Menéndez, que se había pronunciado en contra de la original invasión argentina, fue simplemente el hombre equivocado para defender la cabeza de playa argentina. Siempre se mostró incapaz de aportar los más simples juicios militares. Su estrategia, la ubicación de las tropas, sus líneas de suministro, sus respuestas a las acciones británicas, todas ellas demostraron una lamentable incompetencia militar. Paradójicamente, el presidente Galtieri, habiendo reconocido las deficiencias de Menéndez en su única visita a las islas, se negó a reemplazarlo, sobre la base de que su relevo podría desmoralizar a la población argentina y a las tropas.

A las fuerzas británicas se les permitió desembarcar en Bahía San Carlos prácticamente sin oposición. Las tropas argentinas en Ganso Verde fueron reforzadas por Menéndez, pero nunca recibieron apoyo, aún cuando más lo necesitaban. Cuando Ganso Verde cayó, Menéndez siguió una persistente política de retirada, de abandonar las atrincheradas posiciones ante el menor signo de presión del avance británico. Como resultado de ello, pronto se vio, él mismo, asediado en Puerto Argentino, rodeado por tierra y cortadas las vías marítimas y sin apoyo aéreo alguno. Al final, sus soldados se rindieron antes del ataque final británico.

Contribuyendo a la derrota argentina en tierra, hubo una dicotomía entre los soldados argentinos y sus elitistas oficiales, muchos de los cuales nunca se movieron de las cercanías de Puerto Argentino, mientras que los hombres, en las trincheras, luchaban por encontrar algo caliente para comer y algo de abrigo. Varios oficiales, de rangos intermedios, abandonaron sus unidades bajo la presión militar británica, dejándolos a cargo de sus sargentos o cabos. La enorme brecha entre la privilegiada clase de oficiales y los conscriptos mal entrenados que formaban el Ejército Argentino dio lugar a la desmoralización de las fuerzas en el terreno, y marcaron una tendencia para que se desmoronaran ante los implacables ataques británicos.

Sumado a esto, una pobre cadena de suministros argentina: mientras que los víveres y materiales de guerra se amontonaban en Puerto Argentino, a medida que la guerra avanzaba los soldados en el terreno recibían cada vez menos alimentos, ropa y armas. Se sentían abandonados por su propio pueblo, y por lo tanto no lucharon de la forma en que podrían haberlo hecho, de haber recibido el sustento adecuado y dirigido. La culpa de la debacle militar debe recaer directamente en los jefes de las fuerzas armadas argentinas.

Dejando de lado las consideraciones políticas, ¿Podría la Argentina haber ganado la lucha militar? No hay una respuesta cierta a esta pregunta, pero la mayoría de los observadores parecen creer que la Argentina podría, por lo menos, haber demostrado más que lo que hizo en las Malvinas. Los tres supervivientes submarinos argentinos nunca fueron un factor importante en la lucha: uno aparentemente estaba fuera de servicio, pero los otros dos podían y debían haber sido desplegados cerca de la flota británica. El portaaviones argentino podría haber sido desplegado suficientemente cerca de las Malvinas para aumentar enormemente la cobertura aérea. El hundimiento de un portaaviones británico habría reducido a la mitad la fuerza aérea británica, así como desmoralizar a la fuerza expedicionaria británica. Esto debió haber sido la primera prioridad de la Armada Argentina.

La Fuerza Aérea Argentina probablemente hizo lo mejor posible con una mezcla de antiguos y nuevos equipamientos a su disposición: si se hubiesen comprado más misiles Exocet, si se hubiese tenido aviones más modernos, tal vez el resultado podría haber sido diferente. El Ejército argentino realizó una demostración muy pobre: con mejores oficiales, mejores líneas de suministro, con tácticas más agresivas, la Argentina podría haber detenido a los atacantes británicos, y tal vez, expulsarlos de las playas de Puerto San Carlos. Pero no lo hicieron, este es un hecho sobre el que los historiadores militares pensaran durante las próximas décadas. "


Fuente: Reginald R. Elliot y JM, “Tempestad en una tetera: La guerra de las Malvinas", (1983), La Prensa Borgo, San Bernardino, California, EE.UU.

Traducción no oficial por Roberto Briend

LA ARGENTINA RECHAZÓ UN MENSAJE DE DAVID CAMERON Y RATIFICÓ SU SOBERANÍA SOBRE LAS MALVINAS

En rechazo a las declaraciones del primer ministro británico, David Cameron, desde la Cancillería argentina reiteraron su enérgico repudio a las actividades de exploración y explotación de recursos naturales renovables y no renovables que realiza el Reino Unido

La Cancillería argentina manifiesta su rechazo al reciente mensaje transmitido por el Primer Ministro Británico, David Cameron, a los habitantes de las Islas Malvinas y reafirma los legítimos derechos de soberanía argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

La Argentina reitera su llamado al Reino Unido para que responda a las exhortaciones de la comunidad internacional y se avenga a cumplir con su obligación de resolver pacíficamente la controversia de soberanía, de conformidad con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones de la Asamblea General sobre esta cuestión.

De la misma manera, el gobierno argentino reitera su enérgico repudio a las actividades de exploración y explotación de recursos naturales renovables y no renovables en la plataforma continental argentina que realiza el Reino Unido: dichas actividades se encuentran en abierta contradicción con lo dispuesto por la resolución 31/49 de la Asamblea General, que insta a ambas partes a que se abstengan de adoptar decisiones unilaterales en el área en disputa.

En relación con la referencia del Primer Ministro Cameron a la existencia de supuestas interferencias al tráfico de buques desde o hacia las Islas Malvinas, se señala que las medidas adoptadas por la Argentina resultan en un todo conformes con las facultades conferidas a tal fin por su derecho interno y el derecho internacional.

Lo que, en rigor, es contrario al derecho internacional es el mantenimiento de un anacrónico enclave colonial en pleno Siglo XXI que incluye la expoliación de los recursos naturales de la región y la realización de ejercicios militares que ponen en riesgo la seguridad de la navegación en el Atlántico Sur.


Fuente: http://www.infobae.com/

domingo, 26 de diciembre de 2010

EL ATAQUE AL CRUCERO GENERAL BELGRANO. UNA MIRADA SOBRE LA ASISTENCIA NORUEGA A GRAN BRETAÑA EN CONTRAPOSICIÓN A LA AYUDA SOVIÉTICA A ARGENTINA.


Fotos satelitales rusas, captadas por el espionaje noruego, habrían sido la clave para el dramático hundimiento del crucero argentino.

El episodio más dramático de la Guerra de Malvinas, el hundimiento del crucero General Belgrano, que costó la vida de 323 marinos argentinos, habría sido posible a partir de la información de satélites soviéticos “robada” por Noruega. Esa es una de las conclusiones a las que llega el periodista ruso Sergey Brilev en su libro sobre los distintos aspectos de la participación rusa en el conflicto del Atlántico Sur.

La afirmación de Brilev está basada en una investigación realizada en 2002 por la cadena televisiva noruega NRK, que en realidad no tuvo mayor difusión en la Argentina en aquel momento. Ese informe decía que, durante el conflicto de Malvinas, los noruegos capturaban sistemáticamente la información de los satélites soviéticos desde la base ubicada en la localidad nórdica de Fauske.

Brilev explica que, dentro del esquema de la OTAN, Noruega era el país “especialista” en asuntos soviéticos, no sólo porque compartía frontera con la URSS, sino porque además contaba con una buena industria electrónica como para ocuparse de espiar la información satelital.

Por eso, durante la guerra de Malvinas, “el Servicio de Inteligencia Noruego interceptaba y decodificaba todos los datos provenientes de los satélites de inteligencia soviéticos. Y esa información era transmitida a Gran Bretaña, una aliada de Oslo dentro de la OTAN” explica Brilev.

La información de la televisión noruega fue confirmada en su momento por una alta fuente militar británica que dijo: “Cuando estalló la guerra, nosotros no teníamos información de inteligencia del área. Fue ahí donde tuvimos ayuda de los noruegos, que nos brindaron permanentemente información sobre las posiciones de los barcos argentinos”.

Brilev explica que, a partir de las fotografías satelitales que interceptó Noruega, los británicos tuvieron las coordenadas con la posición del crucero argentino, lo que les permitió destruir la nave el 02 de mayo de 1982, aún cuando se hallaba fuera de la zona de exclusión marítima.

Fuente: La Nación. Enfoques. 30/05/2010 (Sobre el libro de Sergey Brilev).

INTELIGENCIA EN MALVINAS. EL ATAQUE AL BUQUE PESQUERO NARWAL ACAECIDO EL 09 DE MAYO DE 1982


El buque pesquero de bandera argentina “Narwal”, sin armas y en tareas de inteligencia, estaba tripulado por veinticuatro pescadores, su capitán Asterio Wagatta, y un observador militar a bordo, el entonces Teniente de Navío Juan Carlos González Llanos.

Mientras el Narwal navegaba posicionado en 52º 45' Sur y 58º 02' Oeste, fue atacado por dos aviones Sea Harrier de la RAF. Pasado el ataque inicial, parte de la tripulación se disponía a abandonar en balsas el buque averiado cuando en un nuevo raid son destruidas las mismas, quedando únicamente un solo bote para realizar dicho abandono. Más tarde, el pesquero fue abordado por un helicóptero británico con base en el PAL Hermes al mando del comandante Pollok con personal de comandos.

El buque pesquero Narwal se hundió al día siguiente mientras era remolcado. Entre los prisioneros, veinticinco en total, hubo un fallecido, el contramaestre Omar Alberto Rupp, resultando doce hombres heridos.

El Helicóptero Puma AE-505, perteneciente al Batallón de Aviación Combate 601 del Ejército, se dirigía al lugar donde estaba hundiéndose el buque para rescatar a los sobrevivientes cuando fue abatido por un misil Sea Dart disparado desde el destructor tipo 42 Coventry. Los restos del helicóptero y la tripulación no fueron encontrados ya que cayeron al océano en proximidades de la Isla de los Leones Marinos.

Los tripulantes del Helicóptero Puma fueron condecorados con la medalla "La Nación Argentina al Valor en Combate" (Post Mortem).

Teniente Primero Roberto Mario Fiorito
Teniente Primero Juan Carlos Buschiazo
Sargento Raúl Dimotta

Fuente: http://malvinasdata.blogspot.com

EL GOBIERNO DE DAVID CAMERON RATIFICÓ QUE "NO NEGOCIARÁ" LA SOBERANÍA DE LAS ISLAS MALVINAS

El gobierno británico de David Cameron ratificó que "no negociará" la soberanía de las Islas Malvinas pese a los constantes reclamos de la Argentina.

"No habrá negociaciones sobre la soberanía de las islas a menos que, los isleños, lo requieran", remarcó Cameron en el mensaje que envió a los kelpers por la Navidad.

Sin embargo, agregó que "es nuestro interés el mantener una relación de trabajo constructivo con Argentina", según publicó la prensa malvinense.

Cameron confirmó así que Gran Bretaña mantendrá su decisión de no sentarse a dialogar con la Argentina, pese a la convocatoria que realizó la Organización de las Naciones Unidas y a los reiterados reclamos que se enviaron de otros bloques regionales como la UNASUR.

Por otra parte, el premier británico se refirió a la defensa de las islas luego de la polémica que se generó por la reducción en el área de Seguridad que aplicó su administración.

"La seguridad de las islas no será disminuida debido a que el Comandante de las Fuerzas Británicas en el Atlántico Sur tendrá el rango correcto de los activos potentes para defender las islas y reforzar con rapidez si es necesario", prometió.

Fuente: http://www.infobae.com

jueves, 23 de diciembre de 2010

UN ENCUENTRO MUY PARTICULAR


El 27 de abril de 1990 un C-130 Hércules de la Fuerza Aérea Argentina que realizaba una tarea de evacuación aeromédica fue interceptado por un Phantom de la RAF sobre lo que los británicos denominan “zona de exclusión”. Los ecos del conflicto por las Islas Malvinas aún resonaban fuerte en los pilotos de aquellas aeronaves, que hoy rememoran lo ocurrido.

Por el Comodoro Carlos Alberto MARUSO

La urgencia del requerimiento nos obligó a planificar la realización de un vuelo directo entre la I Br. Aé. (El Palomar) y la Base Marambio, en la Antártida Argentina, con el fin de trasladar un equipo y evacuar un herido. La rapidez con la que se debía cumplimentar la misión obligaba a pasar por la vertical Malvinas, cuando aún estaban frescos los recuerdos del conflicto de 1982.

Despegamos a las 7:30 del 27 de abril de 1990 con la carga completa de combustible.

Todo se desarrolló normalmente hasta que, cuando nos encontrábamos sobre lo que los británicos denominan “zona de exclusión” fuimos interceptados por un Phantom de la Real Fuerza Aérea, que nos sugirió que nos alejásemos 30 millas (unos 55 km) al este de nuestra ruta y no por la vertical como habíamos previsto.

Respondimos con una negativa, confirmando que nos mantendríamos sobre nuestro rumbo. El piloto del Phantom intentó por todos los medios que nos corriéramos, mostrándonos cañones y misiles, pero lo único que nosotros hicimos fue reducir la velocidad. Después de infructuosos intentos, el Phantom cambió de lado con la misma intención. Nuestra disminución de la velocidad obligó al piloto británico a volar cerca de la pérdida, con el consabido consumo de combustible para él.

Al cabo de interminables y tensos minutos y de permanente “escolta” abandonamos la “zona de exclusión”, el Phantom “dio media vuelta” nos despidió con un “hasta luego” en español y regresó, y nuestro vuelo continuó normalmente hasta Marambio.

Dos meses después fue necesario realizar otro vuelo similar y la situación fue algo distinta, ya que en esta oportunidad los británicos sabían cuáles eran realmente nuestras intenciones. Se trató de una situación parecida: debíamos trasladar otros equipos con urgencia, comprobar su funcionamiento y realizar otra evacuación aeromédica. Hicimos hincapié en que no debía haber inconvenientes ya que había comunicación directa entre las islas y Río Gallegos. No había otra alternativa que repetir el trayecto anterior, ya que la única forma de hacer Buenos Aires–Marambio es sobre volar la “zona de exclusión”. Así se hizo y la operación llegó a feliz término sin inconvenientes existiendo un diálogo normal entre las dos aeronaves.

Años después tuve oportunidad de participar de un curso en Gran Bretaña, becado por la Real Fuerza Aérea. Traté por diversos medios de ubicar al piloto que nos había interceptado aquél día, saber algo de él, pero el resultado fue negativo.

Posteriormente envié varias cartas a agregados aeronáuticos de ambos países y recibía la misma respuesta, hasta que en un momento determinado me llega por correo electrónico, transcripto en el siguiente párrafo. De esta manera pude comprobar qué fue lo que realmente había pasado “del otro lado”; y que me llenó de satisfacción. Al intercambiarnos las fotografías se cerró un episodio que creo que resultó más que interesante para ambas partes.

Felizmente, luego de sortear tantos vericuetos la carta que Ud. enviara al Cnel. Thompson llegó a mis manos. Soy el piloto del Phantom que interceptó a su C-130 al norte de las Falklands en 1990, uno de los vuelos que mejor guardo en mi memoria.

Mi recuerdo de los hechos de entonces es aproximadamente el siguiente. Unos días antes nos enteramos que la Fuerza Aérea Argentina necesitaba realizar una misión de evacuación, volando desde Buenos Aires a la Antártida. El agregado a la embajada británica en Buenos Aires preguntó a las autoridades argentinas si el vuelo no era posible hacerlo desde Ushuaia, pero se le contestó que trasportaría equipamiento especial. Londres aceptó la realización del vuelo, pero manteniendo una separación de 25 mn alrededor de las islas, ya que si no recuerdo mal unos días antes las Falklands habían sido declaradas parte de la provincia patagónica (sic). Debo confesarle que todos sospechamos acerca de los verdaderos motivos del vuelo.

El día esperado llegó y desde la agregación nos telefonearon para anunciarnos el despegue del avión. En la base de Mount Pleasant teníamos unos 50 nudos de viento casi cruzado y unos 70 cm de nieve, lo que provocó un gran debate acerca de si convenía lanzar la intercepción. Londres insistió en que de todos modos debíamos despegar mientras no exista un riesgo real de no poder recuperar la aeronave o su tripulación.

Como comandante de la unidad de caza en las Falklands y como el piloto más antiguo decidí hacer personalmente la misión, a la que se me asignó un navegador. Dadas las condiciones meteorológicas del momento, llegar hasta la pista fue una aventura en sí misma. Desde un comienzo, la apertura de las compuertas del hangar resultó sumamente trabajosa dada la cantidad de nieve acumulada. Debería agradecer a McDonnell la robustez con que construyó este avión.

Lo interceptamos a Ud. al norte de las Falklands he hice lo habitual en estos casos: balanceamos nuestras alas e intentamos comunicación radial para recordarle la separación que debía mantener, sin recibir respuesta alguna. Luego nos pusimos a su derecha e intentamos nuevamente contacto por radio, pero sin suerte. Nuestro radar nos indicaba que su rumbo era directo a Port Stanley, razón por la cual desde nuestra base nos ordenaron intentar cambiarlo.

Nos acercamos más a su avión para hacerle saber que debían cambiar de dirección y alejarse de las Falklands. Alguien en la cabina (¿habrá sido Ud. quizá?) mostró un papel con el número 25 pero no hubo cambios en el rumbo.

De regreso, mi navegador me comentó que nunca había volado tan cerca de otra aeronave, ya que nos habíamos acercado tanto que temía que ¡nuestro plano de deriva toque su depósito de combustible subalar!. ¡Creo que fue una maniobra muy osada! Momentos más tarde nuestra estación de radio nos anunciaba que nuestros aviones ya se encontraban lo suficientemente lejos de las Falklands, por lo cual se suspendía la intercepción.

Recibí este aviso con alegría, ya que fueron momentos muy tensos para ambos. Nos despedimos con un “Adiós” y las radios se apagaron.

Por entonces ya nos encontrábamos con poco combustible, por lo que debimos recurrir a nuestro C-130 cisterna, ya que el aeródromo de Mount Pleasant estaba cerrado por nieve. Lamentablemente, la manguera de reabastecimiento no había sido reparada oportunamente y el reaprovisionamiento no se pudo hacer, lo que nos colocaba en una situación grave. Nos mantuvimos en espera volando alto sobre las Falklands con la esperanza de que cesara la nevada antes de agotar totalmente el combustible, de lo contrario deberíamos recurrir a nuestros asientos eyectables. Recurriendo al humor, le transmití al piloto del C-130 que si debíamos eyectarnos en tales condiciones meteorológicas lo buscaría para darle una patada...

No obstante, la reacción del Control de Tráfico Aéreo fue rápida. Hizo despejar 100 m de pista para extender un cable de frenado, al que tuvimos que “acertarle” como en los portaaviones.
¡Gracias a esto logramos tocar tierra cuando en nuestros depósitos sólo quedaban gotas de combustible!. ¡Otro agradecimiento a McDonnell por los orígenes navales del Phantom!

Luego vino un extenso debriefings*, con la intervención del Ministerio de Defensa y la Cancillería de mi país, ya que Ud. se había quejado porque había sido interceptado en espacio aéreo internacional por un caza británico que “mostró agresivamente su armamento”.
¡Seguramente Ud. comprenderá que es difícil no mostrar las armas de un Phantom cuando transporta seis misiles en contenedores externos!.

Le envío copias de las fotografías de su avión tomadas en la ocasión por mi navegador, pero en las que se nos ve muy cerca fueron confiscadas. La suya ya la tengo en mi álbum personal.
Me gustaría muchísimo escuchar su versión de esta misión.

Steve Gunner

• Debriefing: reunión posterior a una misión en donde los actores principales evalúan los resultados.

Fuente: Aeroespacio

lunes, 20 de diciembre de 2010

LA CAMPAÑA DE MALVINAS – LA CONEXIÓN CHILENA

Desde la finalización de la Guerra de Malvinas, en 1982, ha habido mucha especulación sobre el apoyo y los medios proporcionados por Chile al Reino Unido. La reciente publicación de La Historia Oficial de la Campaña de Malvinas de Lawrence Freedman tiende por fin a mostrar nuevas luces sobre lo que realmente pasó.

Cuando la Guerra de Malvinas se desató, Chile tenía una larga disputa con la Argentina sobre el acceso al Canal de Beagle, por lo que las posibilidades de cooperación entre Gran Bretaña y Chile eran muy grandes. Sin embargo, en ambos bandos existían dudas sobre esa cooperación. Chile era cauto porque no quería ser visto dando apoyo a alguien del viejo mundo para impulsar una disputa contra su vecino y Gran Bretaña veía con evidente disgusto los muchos abusos sobre los derechos humanos ocurridos en Chile. No obstante, a pesar de los problemas identificados por ambos lados, las necesidades obligaban, como ocurre a menudo en tiempos de crisis. Los detalles exactos de qué tipo de cooperación fueron convenidos entre los dos países son aún inciertos, ya que siempre han sido ocultados.

Las bases chilenas ofrecieron a las fuerzas británicas las únicas oportunidades reales de contar con medios situados dentro de un alcance razonable de la Argentina y de las Islas Malvinas. Las buenas intenciones chilenas eran claras cuando les ofrecieron demorar la entrega del HMS Norfolk que le habían vendido a la Armada chilena el 06 de Abril de 1982. La edad y el equipo de abordo de este viejo buque de guerra eran realmente un pobre beneficio para la Fuerza de Tareas, sin embargo, también ofrecieron demorar la entrega del Petrolero Auxiliar Rápido, HMS Tidepool que sería mucho más útil. Este barco completó sus bodegas de combustible en Curacao y el 14 de Abril de 1982 navegó para reunirse con la Fuerza de Tareas antes de jugar un papel vital en la recaptura de las Georgias del Sur.

Reconociendo cómo pequeño el apoyo directo que la Real Fuerza Aérea podría dar a la Fuerza de Tareas, el Ministerio de Defensa británico tuvo las intensiones de basar un Nimrod, avión de patrulla marítima (MPA), en el sur Chile desde dónde podría usarse para localizar e identificar a los buques de guerra argentinos. Es incierto, aún en la historia oficial, si el Ministerio de Defensa británico también pensó en desplegar un Nimrod R1, avión ELINT en el sur de Chile como parte de este acuerdo. La similitud de los dos aviones ayudaría a disimular la presencia del R1, permitiendo escuchar las comunicaciones argentinas, así como identificar la situación de sus radares y otras transmisiones electrónicas. Para animar la cooperación chilena, Gran Bretaña se preparó para ofrecer vender a Chile varios aviones de combate Hunter, que los chilenos previamente habían expresado su interés de adquirir. Las autoridades chilenas, fueron lentamente aceptando la idea de la operación de un avión Nimrod desde una de sus bases aéreas, sin embargo, para asegurarse que la operación permanecería encubierta, prefirieron que el avión operara desde la isla de San Félix, a unas 1,900 millas del área probable de operaciones, en lugar de hacerlo directamente desde una base aérea en el Sur de Chile. No obstante, las dudas todavía persistían y el Embajador británico en Chile advirtió que si el avión de la RAF volaba hacia el espacio aéreo argentino desde Chile “los beneficios militares en el corto plazo compensarían las consecuencias políticas a largo plazo”.

Así como el avión de combate Hunter, Chile también había expresado previamente su interés de comprar varios aviones de reconocimiento Canberra PR9, aunque habían rechazado tres Canberra PR9 restaurados por ser demasiado caros. Incluso antes de que se produjera la Guerra de Malvinas, la RAF había ofrecido prestarle a la Fuerza Aérea chilena, (FACH), alguno de sus propios Canberra PR9 para hacer relevamientos del territorio de Chile. Como esta oferta permanecía en vigencia, se hizo una propuesta a las autoridades chilenas que se le venderían dos Canberra PR9, probablemente a la mitad del precio previamente citado, y entregado por tripulaciones de la RAF. En Chile las tripulaciones de la RAF entrenarían a las tripulaciones de FACH para volar el Canberra PR9, aunque realizando las salidas de entrenamiento de reconocimiento fotográfico desde una base aérea en el sur de Chile. Exactamente donde se llevarían a cabo esas salidas de reconocimiento fotográfico, no está especificado, pero se cree que tendrían como objetivo las Islas Malvinas, para poder proporcionar información sobre la disposición de fuerzas argentinas, antes de un desembarco. Esta propuesta fue adelante, se realizó la selección de las tripulaciones de Canberra y se las puso en alerta, pero luego todo el movimiento fue cancelado por Chile porque creyeron que los aviones serían identificados y probablemente derribados.

No obstante, las autoridades chilenas todavía estaban interesadas en adquirir los dos Canberra PR9 y después de extensas negociaciones quedó convenido, el 16 de Abril de 1982, que los enviarían, en calidad de préstamo a Chile, para su evaluación o para la compra, acompañadas por dos C-130 Hércules de apoyo. Todas las aeronaves volarían con señales identificatorias chilenas. Aunque las autoridades chilenas no tenían ninguna intención de comprar un avión Nimrod, también estuvieron de acuerdo en que un Nimrod volara en cualquier parte del espacio aéreo chileno, en tránsito, incluso se le permitiría aterrizar en un caso de emergencia. Chile también estaba de acuerdo en proporcionarle al Reino Unido los detalles de cualquier movimiento de superficie argentino que ellos adquirieran. Fue recomendado que los dos Canberra y dos C-130 partieran para Belice con carácter de urgente, para pre-posicionarse para luego volar a Chile. Los cuatro aviones llegaron pronto a Belice y el 26 de Abril de 1982, dos C-130, enmascarados con las señales identificatorias chilenas pintadas en Belice, llegaron a Santiago. La llegada de los Canberra se esperaba para después del alba del 30 de Abril de 1982.

Sin embargo, por una variedad de razones políticas, Chile comenzó a poner algunas condiciones y Gran Bretaña fue advertida de repente que, si la operación de los Canberra PR9 eran descubiertos por la Argentina o por la prensa, el destacamento de Canberra, 18 Oficiales y 24 Suboficiales que habían llegado en uno de los C-130 de apoyo, sería obligado a dejar Chile inmediatamente. El 27 de Abril de 1982, un informe aparecido en el Daily Star sugería que aviones cazas F-4 Phantom y Víctor de apoyo para reabastecimiento aéreo habían volado, en secreto, a Punta Arenas, a una base aérea en el sur de Chile. Este informe era completamente falso, sólo se desplegaron los F-4 y Victor a la Isla de Ascensión, al norte del ecuador dónde permanecerían durante toda la guerra.

Sin embargo, como otros extensos informes periódisticos aparecieron sugiriendo que Chile ya había dado el permiso para que la RAF usara su bases aéreas, se decidió retardar la llegada de los Canberra hasta que las cosas se hubieran calmado. Finalmente las autoridades chilenas dieron la autorización para la llegada de los Canberra para el 03 de mayo de 1982, pero por entonces el Reino Unido ya había comenzado a reevaluar la necesidad de utilizar los Canberra para realizar salidas de reconocimiento sobre las Islas Malvinas, quizás para ese tiempo habían comenzado a recibir conveniente información de imágenes obtenidas por satélites de los Estados Unidos. Finalmente se entregaron tres Canberra PR9 a Chile el 15 de Octubre de 1982, tiempo después de que la guerra había terminado. Los tres aviones de la RAF, series XH-166, XH-167 y XH-173, se transformaron en FACH 341, 342 y 343 respectivamente. El 342 se perdió poco tiempo después en un accidente aéreo y los otros dos aviones, ya retirados del servicio, se encuentran hoy en el Museo de Aeronáutica en Santiago. Varios Hunter también fueron entregados a Chile en 1982 como parte de los acuerdos por proporcionar apoyo a las operaciones del Reino Unido en el Atlántico Sur. Chile también reunió información sobre los movimientos aéreos argentinos, mediante un poderoso radar proporcionado por Gran Bretaña que había sido posicionado cerca de la frontera con Argentina, esa información era rápidamente transmitida al Reino Unido vía satélite y luego a la Fuerza de Tareas, permitiendo a los Harrier de defensa aérea anticiparse a la eventual llegada de los aviones argentinos al área de operaciones de la Fuerza de Tareas.

Hay, sin embargo, un informe sobre la operación de aviones Canberra PR9 desde Chile durante la Guerra de Malvinas permanece sin ser explicado. Jon Snow, un muy experimentado reportero de noticias de televisión que pasó mucho tiempo en Sudáfrica y se familiarizó con los aviones Canberra, informó haber visto más de un PR9 en Punta Arenas durante la guerra. La historia oficial no hace ninguna mención de esto y afirma que los PR9 nunca fueron más al sur de Belice, por lo que realmente es una cuestión de aceptación individual. Después de la Guerra de Malvinas un PR9 fue decorado brevemente con el dibujo de un pestañeante Snoopy, el perro Sabueso en la tira de dibujos animados de Cacahuetes, posiblemente como una oblicua referencia a las operaciones clandestinas sobre el Canal de Beagle en América del Sur. Pero hasta que este informe sea independientemente confirmado con alguna evidencia fotográfica genuina, seguirá siendo sólo una especulación y simplemente podría ser que Jon Snow, un bien conocido agitador izquierdista, haya utilizado otro de sus viejos trucos.

La propuesta del Nimrod (MPA) también resultó un éxito. Un solo avión, apoyado por un VC-10, operado desde la Isla San Félix, voló por la noche a la base aérea chilena de Concepción dónde fue reabastecido, antes de volar hacia el Atlántico Sur. La primera salida se produjo el 09 de mayo de 1982, le siguieron otras el 15 y el 18 mayo y aunque Almirante Woodward estaba interesado para que las salidas se extendieran entre 19 y el 21 mayo, las autoridades chilenas insistieron para que el Nimrod se retirara. Aún no está claro si cualquiera de estas tres salidas realmente fue realizada por un Nimrod R1 de 51 Sqn, o por un Nimrod MPA. ¡Un solo Nimrod R1, matricula XW664, estuvo ciertamente envuelto en la Guerra de Malvinas y regresó a la base RAF Wyton el 22 de mayo de 1982, cuatro días después del último vuelo realizado desde la Isla San Félix. Una oportuna coincidencia!!

En resumen, el apoyo chileno a las fuerzas británicas durante la Guerra de Malvinas fue mucho más del que se dijo en aquel momento. La subsecuente entrega de tres aviones Canberra PR9 no fue significativa, pero las salidas del Nimrod, en mayo del 82, proporcionaron lo que se ha descripto como “limitada, pero significativa información” quizás enmascarando un papel aun más importante realizado por un Nimrod R1. Indudablemente la ayuda más significativa proporcionada por Chile, que puede confirmarse con certeza, fue el permitir que un poderoso radar instalado cerca de la frontera con Argentina diera aviso de los despegues de cazas argentinos iniciando sus salidas contra la Fuerza de Tareas. Algunas historias anteriores sobre la guerra aérea en Malvinas, particularmente “El Sea Harrier sobre Malvinas” del Comandante Sharkey Ward, ha comentado sobre cómo los RN Sea Harrier tenían a menudo una misteriosa habilidad de estar en el lugar correcto en el momento correcto cuando los cazas atacantes argentinos llegaban. Sabemos ahora que no era ciertamente debido a la telepática habilidad del valiente, aunque un tanto egoísta, del excéntrico Sharkey Ward, más bien se debió, a la oportuna reunión y distribución de información acertada de inteligencia.

Fuente: http://www.spyflight.co.uk/chile.htm


Traducción no oficial por Roberto Briend

domingo, 5 de diciembre de 2010

MURIÓ GARCÍA DEL SOLAR, SÍMBOLO DEL RECLAMO DIPLOMÁTICO POR MALVINAS

La lucha por la soberanía de las islas fue la razón de ser de su carrera diplomática y se opuso a la guerra.

Por Alberto Amato











En 2004. Lucio García del Solar, Durante una entrevista con Clarín.

Malvinas fue su vida, su pasión, y la razón de ser de una larga carrera diplomática en la que vio cambiar al país y al mundo a lo largo de medio siglo. Como manejaba la ironía y el humor con la agudeza y profundidad de un bisturí, solía decir que todo había sido obra del azar: “La vida me llevó a convertirme en un experto en Malvinas.

Me tocó por casualidad”.

Azar o no, Lucio García del Solar, que murió ayer a los 88 años, se convirtió en un símbolo del reclamo diplomático argentino para recuperar las islas y en uno de los negociadores más duros, más intransigentes, más hábiles y respetados de ese reclamo casi eterno. Con él tal vez se pierda también parte de la agitada historia de la batalla diplomática por Malvinas, quebrada por la guerra librada entre abril y junio de 1982 con el Reino Unido. Lúcido y coherente hasta la exasperación, García del Solar se opuso a aquella guerra, la lamentó el resto de su larga vida, evaluó con fría determinación los daños que la aventura militar produjo en la marcha de las lentas y también exasperantes negociaciones con Gran Bretaña por la soberanía de las islas, y encaró en 1989 y 1990 las negociaciones con los británicos que llevaron primero a los acuerdos de Madrid I, que instalaron la famosa figura del “paraguas de soberanía” y, luego, a la reanudación de las relaciones diplomáticas con Gran Bretaña. Esos fueron los años finales de su vida como diplomático, que había empezado en los turbulentos e irrepetibles años 60, cuando García del Solar era un joven representante argentino en Naciones Unidas y Malvinas se adueñó de su vida.

Había nacido en General Pueyrredón, provincia de Buenos Aires, el 31 de enero de 1922. En los rígidos breviarios biográficos de uso diplomático, una frase que pretende destacar un logro pero que en realidad señala una carencia, reza con sencillez: “Estudios secundarios”.

García del Solar fue un autodidacta. Llegó a la diplomacia de la mano de Miguel Ángel Cárcano, canciller de Arturo Frondizi. “Me mandaron, apenas caído Frondizi, a la misión ante la ONU que enfrentaba un diálogo de sordos entre el Reino Unido y la Argentina por Malvinas”.

La gestión de García del Solar logró lo que parecía imposible: que Naciones Unidas votara una resolución, que pasó a la historia por su número, 2065, en la que el organismo y sus países miembros admitían la existencia de una disputa sobre la soberanía de Malvinas e instaban a ambos países a negociar sin demora y en forma pacífica. La Resolución, votada el 16 de diciembre de 1965, hizo algo más que rara vez es citado: colocó al conflicto “en el anhelado propósito de poner fin al colonialismo en todas partes y en todas sus formas, en una de las cuales se encuadra el caso de las Islas Malvinas (Falkland Islands)”.

Un mes después de votada la Resolución 2065, el secretario de Relaciones Exteriores británicos, Michael Stewart, visitó la Argentina y firmó, con el entonces Canciller de Illia, Miguel Ángel Zavala Ortiz, un comunicado conjunto en el que el Reino Unido aceptaba la validez de la Resolución y accedía a iniciar negociaciones con la Argentina.

Ligado al radicalismo, García del Solar fue nombrado embajador en Moscú en 1966, pero renunció a esa misión y a su carrera diplomática cuando, en junio de ese año, Arturo Illia fue barrido por el golpe militar que entronizó a Juan Carlos Onganía. Quien le aceptó la renuncia fue el flamante canciller de aquella dictadura, Nicanor Costa Méndez. Ambos estaban ligados por una amistad que se resquebrajó dieciséis años después, cuando la Guerra de Malvinas. La renuncia de García del Solar, a la que siguió su afiliación al radicalismo, sólo contenía tres líneas que expresaban que, dado que había sido derrocado el presidente que lo había designado, el embajador presentaba su renuncia. Años después, durante el “Proceso”, esas breves líneas se iban a volver en su contra.

Fue cuando el dictador Jorge Videla le ofreció la embajada en Estados Unidos. García del Solar aceptó, sin explicar nunca qué lo llevaba a aceptar un cargo diplomático en una dictadura mucho más feroz y sangrienta que la que había escuchado su portazo una década antes. La postulación de García del Solar como embajador de Videla fue vetada por el otro faraón de la Junta Militar, Emilio Massera, con dos excusas: la primera, porque era divorciado y vuelto a casar. La segunda, porque el texto de su renuncia de 1966 contenía expresiones agraviantes a las Fuerzas Armadas. Massera mentía a sabiendas, sólo para hacerle la vida un poco más imposible a Videla.

La Guerra de Malvinas de 1982 llenó de espanto a García del Solar, convencido como estaba entonces, y como repitió durante un cuarto de siglo, que la aventura militar tiraba abajo décadas de paciente esfuerzo diplomático. Sobre el final de esa guerra, cuando ya la derrota era inminente e inevitable, García del Solar, que ocupaba un cargo contratado por la ONU, acercó a Alfonsín y luego al canciller Costa Méndez una idea del sociólogo católico Adolfo Critto que, en síntesis, proponía aprovechar el viaje a la Argentina de Juan Pablo II para que Galtieri hiciera un llamado a la Nación en el que explicara la imposibilidad de seguir combatiendo a un enemigo superior en entrenamiento y tecnología, reivindicara la justicia de la causa y diera paso a las negociaciones. El plan, presentado a la Junta tras la exitosa incursión aérea argentina en Bahía Agradable, tropezó con el entusiasmo renuente de Galtieri y la ceguera del jefe de la Armada, Isaac Anaya, que dijo a Costa Méndez: “Argentina está ganando y usted quiere negociar …” En septiembre de 1982, con el poder militar en retirada y bajo la presidencia de Reynaldo Bignone, García del Solar, tal vez con la venia de Alfonsín, aceptó ser embajador en Estados Unidos y lo fue, ya recuperada la democracia, hasta 1986.

García del Solar desarrolló una tarea casi anónima a favor de los derechos humanos. Así lo reconoció Theo van Boven, miembro de la Subcomisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas durante el juicio a las juntas de 1985. Van Boven dijo que García del Solar le pedía siempre que “la ONU aumentara su presión sobre los militares para frenar las violaciones a los derechos humanos”.

Retirado ya de la carrera diplomática, fue convocado por Dante Caputo para ser Director General de la Cancillería. Ya con el menemismo, y a instancias del entonces canciller Domingo Cavallo, presidió la delegación argentina que, en octubre de 1989 y en Madrid, dio el primer paso para la reanudación de relaciones con Gran Bretaña luego de ubicar la discusión por la soberanía de Malvinas bajo un “paraguas” protector, un eufemismo para indicar que de eso no se hablaba si era que en verdad ambos países querían reanudar relaciones. El manejo de una trama tan compleja, delicada y tirante de hilar estuvo en manos de García del Solar y de su socio inglés en la tormenta, Crispin Tickell. Ambos volvieron a encontrarse de nuevo en Madrid en febrero de 1990, cuando Argentina y Gran Bretaña reanudaron relaciones, una negociación que fue favorable a Gran Bretaña, que durante esos días empezó a delinear la teoría que hoy sostiene como política de Estado: la discusión sobre la soberanía de Malvinas se terminó con su triunfo militar de 1982. Pese a ello, García del Solar insistió en las ventajas del acuerdo, normalización de las relaciones, levantamiento por parte de los británicos de la “zona de exclusión” en las islas, posibilidades de acuerdos comerciales y de explotación conjunta de pesca y petróleo, sin dejar de lado su verdadera obsesión: “Buscaremos la forma de una colaboración mutua, destinada paso a paso a ir recuperando nuestros plenos derechos. No vamos a dejar nuestros derechos soberanos de lado porque constituyen nuestro objetivo último”. También fue realista, como era su estilo: los británicos, dijo, “tienen la sartén por el mango”.

Fueron célebres sus diferencias con Guido Di Tella y con su gestión al frente de la Cancillería durante el gobierno de Carlos Menem. Los acusó de sentir “una fascinación reverencial por los grandes países” y de aplicar, en beneficio de las relaciones bilaterales con los británicos, “una política de consentimiento ante la reafirmación constante de los británicos de sus pretensiones de soberanía”. También fue implacable con el futuro. En 2006, aconsejó desarrollar la amistad y el comercio con Gran Bretaña sin que Malvinas afecte las relaciones bilaterales, pero sin olvidar los reclamos de soberanía en las islas. Si, con los años, Argentina llegaba a recuperar el predicamento que poseía antes de la Segunda Guerra, afirmó, las posibilidades de ver concretados los anhelos en Malvinas serían más cercanas. Como semejante hipótesis sonó a material para los sueños, García del Solar volvió enseguida a la realidad: “Ciertamente algún día se solucionará la disputa. Pero Malvinas demandará un tiempo muy largo y, de todos modos, habrá Gran Bretaña para rato en el Atlántico Sur”. Malvinas va a extrañar tanto fervor.


Fuente: http://www.clarin.com/politica/Murio-Garcia-Solar-diplomatico-Malvinas_0_379762186.html. Publicado el 26 de noviembre de 2010

sábado, 4 de diciembre de 2010

MALVINAS: LOS BRITÁNICOS NO DESCARTABAN UNA ACCIÓN "IRRACIONAL" DE LA ARGENTINA POR EL PETRÓLEO

Uno de los cables publicados por el famoso sitio de Internet reveló la preocupación de la diplomacia británica respecto a las posibles medidas que pudiera tomar el gobierno argentino ante la exploración unilateral en las Islas. Se habla de la "pobreza" de los militares argentinos.


El cable advierte que hay "ruidos de sables" alrededor de la exploración petrolera en las Islas Malvinas.

Cabeza del despacho:












VZCZCXYZ0006
OO RUEHWEB
DE RUEHBU #0071/01 0391433
ZNY CCCCC ZZH
O R 041614Z FEB 10 (CCY ADX1C30B8 ICTOQ0621-623)
FM AMEMBASSY BUENOS AIRES
TO RUEHC/SECSTATE WASHDC IMMEDIATE 0436
INFO MERCOSUR COLLECTIVE
RHEBAAA/DEPT OF ENERGY WASHINGTON DC
RHEHAAA/NATIONAL SECURITY COUNCIL WASHINGTON DC
RHMFISS/DEPT OF JUSTICE WASHINGTON DC
RUEAIIA/CIA WASHINGTON DC
RUEATRS/DEPT OF TREASURY WASHINGTON DC
RUEHLO/AMEMBASSY LONDON 0027
RUMIESS/SOUTHCOM IESS MIAMI FL
C O N F I D E N T I A L BUENOS AIRES 000071

C O R R E C T E D C O P Y - ADDED AMEMBASSY LONDON AS ADDITIONAL ADDRESSEE.
SIPDIS
DEPT OF ENERGY FOR MANOLIS PRIONIOTAKIS
E.O. 12958: DECL: 2020/02/04
TAGS: ECON EFIN PREL PGOV ENRG AR
SUBJECT: Argentina: Saber Rattling over Oil Exploration in the Falklands
CLASSIFIED BY: Tom Kelly, DCM; REASON: 1.4(B), (D)

Summary

¶1. (C) This is the first in a series of cables which will address the Argentine reaction to hydrocarbons-related activities in the Falklands/Malvinas islands.

"Este es el 1ro de una serie de cables en la que se abordará la reacción argentina respecto a las actividades relacionadas con los hidrocarburos en las Islas Malvinas"

¶2. (C) The GoA (Gobierno de la Argentina is reportedly hardening its policy on the Falkland/Malvinas Islands in response to accelerating oil exploration efforts under British authority that lack Argentine participation or consent. According to local press reports, the Foreign Ministry has created a plan to press Argentina's historic claim to the islands which involves expressing displeasure to the UK, to any companies involved, and to the governments of the companies' home countries. This could involve the USG, since an American supplier is sending a drilling rig to the islands. These steps follow a 2007 resolution which threatens to cut off the Argentine operations of any oil company that operates in the Falklands without GoA permission. British diplomats in Argentina are not sure how far the GoA will take these threats, and do not rule out an "irrational" response. At present, no U.S. energy company operating in Argentina appears to be considering activity in the Falklands. End Summary.

"El Gobierno de la Argentina, según se informa, está endureciendo su política respecto a las Islas Malvinas en respuesta a la aceleración de los esfuerzos de exploración petrolera bajo la autoridad británica sin la participación o el consentimiento argentino. De acuerdo a los reportes de la prensa local, el Ministerio de Relaciones Exteriores (Cancillería) ha creado un plan para presionar el histórico reclamo de la Argentina sobre las Islas, que incluye expresar un descontento con el Reino Unido, con cualquier compañía involucrada y los gobiernos de los países a los que pertenecen esas empresas. Esto puede incluir al Gobierno de USA, desde que un proveedor americano está enviando una plataforma de perforación a las Islas. Estos pasos siguen a una resolución de 2007 que amenaza con cortar las operaciones de cualquier compañía que opera en Malvinas sin permiso del Gobierno de la Argentina. La diplomacia británica en la Argentina no está segura cuán lejos llevará el Gobierno de la Argentina estas amenazas, y no descartan una respuesta "irracional". Hasta el momento, ninguna compañía de energía de USA operando en la Argentina parece estar considerando realizar actividades en las Malvinas. Fin de Sumario".

Keep Your Oil Equipment Away from Our Islands

¶3. (SBU) Argentine press reports on January 27 state that the Argentine Foreign Ministry (MFA) has developed a plan to resist oil exploration in the Falklands/Malvinas islands located to the east of southern Argentina, a territory claimed by the Argentines and the British, but controlled by the British. British firm Desire Petroleum is reportedly moving a drilling rig to the area to drill exploratory wells. The GoA plans to assert that "any hydrocarbons operation in the Malvinas area linked to the UK is 'illegal' because, by authorizing it, the UK government is assuming competency in areas of the continental shelf which are subject to Argentine jurisdiction and sovereignty." The GoA has reportedly planned three courses of action: a formal protest to the UK; sending "notes of discouragement" to each company involved in such activities, advising them that their actions are "illegal" and they could therefore face legal sanctions; and, in the case where companies are not British, sending protest notes to the corresponding government(s) signaling GoA concern over the "illegal" activities and noting possible sanctions. The USG could receive a note under the third category because the U.S. firmDiamond Drilling owns a drilling rig en route to the islands (and expected to be in place by mid-February).

"Mantengan su equipo de exploración lejos de nuestras Malvinas"

"La prensa argentina reporta en un artículo del 27 de enero que el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina ha desarrollado un plan para resistir la exploración petrolera en las Islas Malvinas localizadas al sureste argentino, un territorio reclamado por los argentinos y por los británicos, pero controlado por los británicos. La firma británica Desire Petroleum, según se informa, está moviendo una plataforma de exploración al área para perforar pozos. El Gobierno de la Argentina planea afirmar que "cualquier operación de hidrocarburos en el área de las Malvinas ligada con el Reino Unido es 'ilegal', porque, autorizándola, el gobierno británico está asumiendo competencia en las áreas de la plataforma continental, que están sujetos a jurisdicción y soberanía argentina." El Gobierno de la Argentina ha informado que planificó 3 cursos de acción: una protesta formal ante el Reino Unido; enviar "notas de desaliento a cada compañía envuelta en tales actividades, advirtiéndolas que sus acciones son "ilegales" y que por lo tanto podrían encarar sanciones legales; y, en el caso donde las compañías no son británicas, enviar notas de protestas a los gobiernos correspondientes señalando la preocupación del Gobierno de la Argentina por las actividades "ilegales" y notificándolos sobre posibles sanciones. El Gobierno de USA podría recibir una nota bajo la 3ra categoría porque la firma estadounidense Diamond Drilling es propietaria de una plataforma en ruta hacia las islas (y espera se que esté en marcha a mediados de febrero)."

¶4. (SBU) The above GoA policy would be consistent with Energy Secretariat Resolution 407 issued in 2007, which threatens to terminate the Argentine activities (including the cancellation of all energy concessions) of any company that operates in the Falklands area without express GoA permission. Energy analyst Daniel Gerold sees little chance of GoA sanctions against companies while the process remains in the exploration stage. However, in the event of a significant hydrocarbons discovery (either petroleum or natural gas, which he believes is more likely), Gerold foresees the GoA making it "a major issue," as more companies become involved in the extraction process -- and as the GoA perceives it is missing out on a significant revenue stream.

"La anterior política del Gobierno de la Argentina sería coherente con una la Resolución 407 de la Secretaría de Energía emitida en 2007, la cual amenaza con terminar con las actividades en la Argentina (incluyendo la cancelación de todas la concesiones energéticas) de cualquier compañía que opere en el área de las Islas Malvinas sin el permiso expreso del Gobierno de la Argentina. El analista energético Daniel Gerold ve una pequeña chance de que el Gobierno de la Argentina sancione a las compañías mientras el proceso permanezca en etapa de exploración. Como sea, ante un eventual hallazgo de hidrocarburos (petróleo o gas natural, el cual él cree que es más probable), Gerold prevé que el Gobierno de la Argentina convertirá esto en un "problema mayor" a medida que más compañías se envuelvan en el proceso de extracción -- y mientras el Gobierno de la Argentina perciba que se está perdiendo una fuente significativa de ingresos."

What Next? Brits Concerned

¶5. (C) Argentina launched the first diplomatic shot across the British bow on February 2; British diplomats in Argentina confirmed to EconOff that the GoA delivered a formal protest to their ChargC) that afternoon. UK political Officers Lynda St Cooke and Oliver Moss (the latter a former Shell Oil employee) previously told EconOff January 28 that, while such a protest was expected and routine (they receive numerous Falklands-related communications from the GoA each year), they were still concerned over where GoA actions might lead. Their concern is over the shape of future sanctions on companies as well as threats and protests against energy companies operating in the Falklands by NGOs, including environmental activists.

¿Qué sigue? Los británicos preocupados

"La Argentina lanzó el 1er disparo diplomático a todo el arco británico el 2 de febrero; los diplomáticos británicos en la Argentina confirmaron a Econoff que el Gobierno de la Argentina envió una protesta formal a su ChargC) (Sic) esa tarde. Los oficiales políticos Linda St Cooke y Oliver Moss (el último, un ex empleado de Shell) dijeron previamente a EconOff el 29 de enero que, mientras tal protesta era esperada y rutinaria (reciben numerosas comunicaciones del Gobierno de la Argentina relacionadas con Malvinas cada año), estaban todavía preocupados respecto a las acciones que el Gobierno de la Argentina pueda encabezar. Su preocupación es acerca de la forma de futuras sanciones en compañías, así como amenazas y protestas contra las compañías energéticas que operan en las Malvinas por las organizaciones no gubernamentales, incluyendo a los activistas del medio ambiente."

¶6. (C) On possible sanctions, St Cooke believes that the GoA will seek to "make an example" of a company if possible, and she wondered what would happen if the first company to cross the "line in the sand" were one with significant activities in Argentina. She cited Schlumberger as an example of a company which could provide services for oil extraction in the Falklands, given its extensive global operations, including within Argentina. She noted that stopping its Argentine operations would be very detrimental to Argentine hydrocarbons production. While pursuing such an action would be "irrational" for the GoA, she said, "We can't rule it out." She added that this is a very one-sided issue in Argentina. Since there are virtually no advocates for relinquishing Argentina's claim to the islands, which is taught as sacred writ to Argentine children beginning in elementary school, there could be significant political pressure on the GoA to take action in case of an oil discovery. Gerold agreed and suggested that, following a significant hydrocarbon find, the GoA would quickly seek to begin operations in its (undisputed) Exclusive Economic Zone (EEZ) as close as possible to the location of the find.

"Sobre posibles sanciones, St Cooke cree que el Gobierno de la Argentina buscará "dar un ejemplo" con una compañía si es posible, y se preguntaba qué pasaría si la 1ra compañía en pasar la "línea en la arena" fuera una con actividades significativas en la Argentina. Ella citó a Schlumberger como un ejemplo de una compañía que podría proveer servicios para la exploración petrolera en las Islas Malvinas; dada sus extensas operaciones globales, incluyendo a la Argentina. Ella notó que detener sus operaciones en la Argentina sería perjudicial para la exploración de hidrocarburos allí. Además de continuar tal acción sería "irracional" para el Gobierno de la Argentina, dijo, "no podemos descartarlo". Agregó que este es un tema muy unilateral en la Argentina. Dado que prácticamente no hay defensores de la renuncia del reclamo argentino sobre la Islas, que se enseña sagradamente a los niños desde la escuela primaria, podría haber una significante presión política sobre el Gobierno de la Argentina para tomar acciones en caso de un descubrimiento de petróleo. Gerold estuvo de acuerdo y sugirió eso, después de un significativo descubrimiento de hidrocarburos, el Gobierno de la Argentina buscaría rápidamente tratar de comenzar operaciones en su (indiscutible) Zona Económica Exclusiva (ZEE) lo más cerca posible al lugar del hallazgo."

¶7. (SBU) U.S. companies currently operating in Argentina have not indicated an interest to participate in current exploration activities near the Falklands; Randy Smith, ExxonMobil's Public and Government Affairs Manager, told Econoff January 29 that his company is not interested..

"Las compañías estadounidenses que operan actualmente en la Argentina no han mostrado un interés en participar en las actividades exploratorias cerca de las Malvinas.; Randy Smith, Gerente de Asuntos Públicos y Gubernamentales de ExxonMobil, le dijo a EnonOff el 29 de enero que su compañía no está interesada."

Comment

¶8. (C) Although the budget-strapped Argentine military is ill-prepared for any course of action involving projection of power, the GoA would likely feel compelled by a significant hydrocarbon find to press Argentina's historic claims by any other possible means. A strategy of tough talk, complaints in international fora, and protest letters is likely, with economic sanctions against participating companies possible, even if they might damage Argentina's own hydrocarbons output.
MARTINEZ

"Comentario"

"Aunque la pobre (N de la R: el cable se refiere a recursos presupuestarios) milicia argentina no está preparada para ningún curso de acción que implique la proyección de poder, el Gobierno de la Argentina probablemente se sentiría obligado por un hallazgo significativo de hidrocarburos a presionar reivindicaciones históricas de la Argentina por todos los medios posibles. Una estrategia de un discurso duro, quejas en foros internacionales y cartas de protestas probablemente, con sanciones económicas contra posibles compañías participantes, incluso si eso pudiera dañar la producción de hidrocarburos en la Argentina."
MARTINEZ

Fuente: http://www.urgente24.com/noticias/val/833/malvinas-los-britanicos-no-descartaban-una-accion-irracional-de-la-argentina-por-el-petroleo.html. Publicado el 02 de diciembre de 2010

MALVINAS: ACTITUD FUTURA DE URUGUAY PREOCUPA A LONDRES


WikiLeaks. Lo reveló cable diplomático desde Gran Bretaña

Gran Bretaña manifestó preocupación por la posibilidad de que Uruguay pudiera restringir los suministros a los barcos de carga que transitan desde y hacia las islas Malvinas, según un despacho remitido desde Londres a la Secretaría de Estado.

El documento, que fue divulgado ayer en el sitio WikiLeaks y que forma parte de los 251.000 cables de la diplomacia estadounidense filtrados desde el Departamento de Estado, fue emitido desde Inglaterra el 24 de febrero.

Una semana antes, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, había firmado un decreto exigiendo permisos especiales a los barcos que atravesaren sus "aguas jurisdiccionales" en el Atlántico Sur en dirección a las islas, como medida de presión ante el anuncio de que Gran Bretaña iba a realizar exploraciones petrolíferas en las Malvinas.

El cable de la embajada estadounidense en Londres reportaba el aumento de las tensiones entre el Reino Unido y Argentina y, en los párrafos finales, mencionaba a Uruguay, Brasil y Chile como "los principales vínculos para los suministros a las islas", y la preocupación de que "debido a la solidaridad con Argentina" esas relaciones pudieran restringirse.

El diplomático estadounidense que firma el extenso despacho, de 14 páginas, refiere que Andrew Allen (alto funcionario de la Dirección de Territorios de Ultramar, de la Oficina del Exterior y la Mancomunidad) "nos dijo que ningún gobierno del Reino Unido negociaría la soberanía de las Falklands con Argentina sin la aprobación de los isleños, quienes de manera abrumadora, se oponen a ese tipo de negociación. Puso énfasis en el deseo del gobierno británico de continuar la cooperación con Argentina en todos los otros temas". (...) "Allen dijo que el gobierno argentino hasta ahora había aplicado su decreto que requiere permisos para embarques entre el continente y las Falklands, a solo un barco y que los cruceros seguían navegando entre puertos de Argentina y de las islas. De cualquier manera, dijo que hay poca navegación y tráfico aéreo entre las Falklands y Argentina. Allen apuntó que los principales vínculos para suministros a las islas eran el vuelo semanal a Chile y barcos de carga hacia y desde Uruguay y Brasil. Expresó cierta preocupación de que esos países, en el futuro, se sientan tentados a restringir esos vínculos, debido a solidaridad con Argentina".

UNASUR. La búsqueda de mayores expresiones de solidaridad por parte de Argentina, en relación con su demanda de soberanía sobre las Malvinas, encontró efectivamente respuesta en la reciente cumbre de la Unasur celebrada en Guyana a fines de noviembre, en forma de un compromiso asumido por los doce países que integran la Unión.

Los representantes del bloque regional emitieron una declaración que incluye un compromiso efectivo para impedir que atraquen en sus puertos buques que enarbolen "la bandera ilegal" de las islas del Atlántico Sur.

La declaración incluyó además el compromiso de los Estados parte a informar al gobierno argentino, "sobre aquellos buques o artefactos navales" con derroteros que incluyan las Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, "con cargas destinadas a actividades hidrocarburíferas o mineras ilegales en la plataforma continental argentina".

Fuentes consultadas por El País admitieron que ese compromiso es delicado, teniendo en cuenta que en el puerto uruguayo, actualmente, atracan barcos pesqueros (en su mayoría de origen español) que utilizan la bandera de Malvinas para pescar en aguas del Atlántico Sur.

Impedir que buques civiles atraquen en Montevideo, cualquiera sea la bandera que enarbolen, "podría suponer un lío internacional", comentó una de las fuentes consultadas.

Cierre. El pasado septiembre, el gobierno uruguayo no dejó entrar al puerto de Montevideo a un buque de la Armada británica que pretendía desplazarse hasta las Malvinas, para reponer víveres y combustible.

El gesto fue celebrado y agradecido públicamente por el canciller Héctor Timerman, que lo calificó como "una muestra de gran hermandad".

En 2007, el gobierno a cargo de Tabaré Vázquez también impidió el abastecimiento del destructor británico "HMS Nottingham", uno de los buques que custodia las islas Malvinas.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/101203/pnacio-532871/sociedad/malvinas-actitud-futura-de-uruguay-preocupa-a-londres. Publicado el 02 de diciembre de 2010

INGLATERRA PUSO EN VENTA SU BARCO MÁS POLÉMICO

Por Leandro Fernández Vivas

El portaaviones fue atacado por la Fuerza Aérea en la Guerra de las Malvinas. 24CON conversó con uno de los pilotos que participó en el bombardeo.

Después de 28 años de la Guerra de Malvinas aún hay historias y misterios que nunca fueron resueltos. O bien, que fueron negados o menospreciados por alguno de los bandos enfrentados. El Portaviones HMS Invencible fue, durante el conflicto, la nave insignia de la Task Force que la marina inglesa desplegó a Malvinas y aun cuando estaba fuertemente defendido, fue atacado por aviones de la Armada y de la Fuerza Aérea Argentina. Este ataque nunca fue confirmado por los británicos.

Tras un fuerte déficit económico la Royal Navy puso a la venta al portaviones Invencible. Según publicó el diario El País de España, los problemas monetarios están haciendo estragos en las armas inglesas, hace unos meses se vendieron o pasaron a reserva los aviones Sea Harrier, sucesores de los que utilizaron durante el conflicto del atlántico sur. Y ahora fue el turno de su plataforma flotante.

El portaaviones en venta, fue construido en 1980 para la Royal Navy con la idea de usarlo en la Guerra Fría contra la Unión Soviética. Sin embargo, dos años después de su botadura se rumoreó que sería vendido a Australia, operación económica que fue interrumpida por la guerra. Durante la Guerra de Malvinas, el príncipe Andrés, hijo de la Reina Isabel II, sirvió como piloto de helicóptero en este buque.

Los países que quieran comprar el Invencible, que fue apartado del servicio en 2005, tienen plazo hasta el 5 de enero para presentar una oferta, según el Ministerio de Defensa Inglés.

“Entonces consideraremos cuál da el mejor valor por él”, indicó un portavoz de esa cartera. “Todas las opciones están abiertas, pero lo más probable es que también se venda como chatarra”, apuntó una fuente británica. No se pudo estimar cuánto podría costar el portaaviones. Todo en el marco de una drástica reducción del presupuesto militar.

La guerra de Malvinas se peleó en distintos escenarios, tanto en la tierra, como en el mar y en el cielo. Sin embargo, fueron los medios aeronavales los que tuvieron la posibilidad de facilitar la victoria a uno u otro bando. Los aviones argentinos lograron llegar infinidad de veces a atacar y bombardear los buques británicos con un alto costo y operando en el limite de las posibilidades. Durante esos ataques, tras superar las defensas antiaéreas de las fragatas dotadas de modernos misiles y cañones, les esperaba un regreso aun más peligroso: Los aviones Sea Harrier que, despegando desde los portaviones Invencible y Hermes, perseguían a los aviones cuando ya no tenían municiones ni combustible.

Los portaviones eran los blancos más difíciles pero los más valiosos también. Quien fue uno de los pilotos que durante la guerra comandó a los aviones tanque que abastecieron a los cazabombarderos, el Comodoro (R) Roberto Briend, contó a 24CON como fue la misión más temeraria de todas: “fue un objetivo realmente muy interesante, fue muy buscado durante toda la guerra, el Invencible portaba los aviones que realmente nos impedían actuar sobre las islas con total libertad. El comando de la Fuerza Aérea Sur estaba buscando la oportunidad de atacarlo junto con el otro portaviones, el Hermes. Sobre el Hermes creo positivamente que fue atacado el 01 de mayo. El Invencible fue localizado el 29 de mayo”.

Un día después de su ubicación efectiva, dos aviones Super Etendard de la Armada Argentina y cuatro A4 C Skyhawk de la Fuerza Aérea fueron enviados para atacarlo. Los Etendard llevaban el último misil aire-mar Exocet que quedaba en el país. La misión se mantuvo en el más cerrado secreto por lo que muchos de los mecánicos y los pilotos de otros aviones que asistieron al vuelo no supieron cual era el objetivo hasta minutos antes del ataque.

Los cazabombarderos que actuaron durante el conflicto, para lograr llegar al blanco sin ser detectados, volaban al ras del agua, sobrevolando las olas a apenas 60 centímetros. En esta misión además se trazó un trayecto especial para poder lograr la sorpresa y no alertar a los buques ingleses que defenderían al portaaviones. “Las tripulaciones de los dos aviones reabastecedores no teníamos mucha información sobre qué íbamos a hacer, nos enteramos qué íbamos a cumplir en el momento que subíamos al avión”.

Toda la misión se realizó en completo silencio de radio. Los aviones de la fuerza aérea iban cargados con tres bombas con espoletas de retardo, las que demoran la explosión para que el avión no sea atrapado por su propio fuego. Los Etendard serían los encargados de encontrar con sus radares al portaviones en el medio del mar. Luego le lanzarían el misil que deberían seguir los A4 hasta toparse con el Invencible.

“Lo que sentí yo fue, primero, como un vuelo como cualquier otro en el que tocaba reabastecer. Pero después fue una emoción muy grande cuando vi a los aviones soltar la canasta de reabastecimiento e irse. Tuve la posibilidad de sacarle las fotos que han dado vuelta al mundo, inclusive, la foto histórica de los ocho aviones. La emoción se duplicó cuando recibimos a los dos aviones que volvían del ataque. Muchísima pena de saber que había dos que no volvían” explicó Briend que durante el conflicto tenía el rango de Mayor y era el Primer Oficial, el copiloto, del KC-130.

A diferencia de todas las otras misiones que se realizaron durante la guerra en esta los pilotos no fueron designados por sus superiores sino que, teniendo en cuenta la peligrosidad y la alta posibilidad de ser abatido, se pidieron voluntarios. Tal como había sido planeado, tras reabastecerse en un lugar seguro al sur de las islas, los Etendard encontraron el eco radar que denotaba la presencia del portaviones y lanzaron el misil.

Siguiendo la estela dejada por el Exocet los aviones de la Fuerza Aérea volaron hacia el barco. Apenas segundos antes de sobrevolarlo, dos de los aviones fueron derribados, pero los otros dos pudieron descargar sus tres bombas, de 250 kilos cada una, sobre la mole de metal. Escaparon volando a ras del agua y realizando maniobras evasivas constantemente. Luego de la tensión se reunieron con los aviones reabastecedores. Fallecieron en el ataque el 1er Teniente Vázquez y el 1er Teniente Castillo. Gran Bretaña negó que su portaviones haya sido alcanzado.

“Duda no queda. Los dos pilotos que volvieron contaron lo que vieron, lo que vivieron. Ellos lo atacaron, se le pegó, no se hundió, pero se le pegó. Cuando regresaron estaban en shock. Nosotros desde el Hércules no podíamos identificar quienes eran, pero sabíamos que eran sólo dos (los por aquel entonces Alférez Isaac y el Teniente Ureta). Los otros no volverían” explicó el Comodoro.

Distintas hipótesis se han planteado desde el día en que el Invencible fue atacado. Las mas arriesgadas sostienen que el buque fue hundido y remplazado por su buque gemelo, el Illustrious. Otras hablan de reparaciones de emergencia en alta mar. “Lamentablemente, sólo los ingleses saben lo que paso después del ataque y como ellos tienen el acta de secreto militar no lo van a difundir. Además, el tema del Invencible por decreto será secreto durante 99 años. Cuando se sepa la verdad todos nosotros no vamos a estar para poder enterarnos. En el 95 trabajando para la ONU estuve en lo que era el Congo Belga, allí conocí a un tripulante británico de C-130 que había estado en Malvinas durante la guerra. Nos hicimos amigos y hasta vivió 45 días en mi casa. Siempre le pregunté qué había pasado con el portaviones, pero él sólo se reía, nunca me negó ni confirmó nada”.

“Si fuese vendido en condiciones operativas, debería ser comprado por alguna marina que posea aviones Harrier ya que sólo puede operar con ese tipo de aviones. Seguramente se venda como chatarra” finalizó el profesional.

El Comodoro Briend realizó durante todo abril de 1982 vuelos diarios a Malvinas llevando pertrechos y los elementos necesarios para que los aviones Pucará pudieran operar desde las Islas. Tras el inicio de las hostilidades intercaló los vuelos de reabastecimiento con los de transporte en los que llevaban municiones y materiales para las distintas fuerzas y traían hacia el continente a los heridos por los combates.

En 2007, junto con otros pilotos y veteranos, creo la Fundación Malvinas con el fin de que se le enseñe a las generaciones posteriores a la guerra las experiencias en las islas Malvinas de la boca de los propios protagonistas.

Fuente: http://24con.elargentino.com/conurbano/nota/49031-inglaterrapuso-en-ventasu-barco-mas-polemico. Publicado el 04 de diciembre de 2010

EL GOBIERNO DE LAS ISLAS MALVINAS QUIERE HACERSE ESCUCHAR EN EL ESCENARIO MUNDIAL

Al Gobierno de coalición del Reino Unido le gustaría ver a las Islas Malvinas más proactivas dándole mensajes al mundo que las Islas son una democracia moderna sobre los estándares internacionales de gobierno.


Ministro Jeremy Browne y Dick Sawle

Dick Sawle, miembro de la Aasamblea, recién arribado de la Conferencia de los Territorios de Ultramar (OTCC) en Londres y después de haber mantenido reuniones con el Ministro Jeremy Browne, expuso los deseos determinantes del Gobierno británico de ver a sus territorios de ultramar como recursos en lugar de obligaciones.

“La perspectiva del gobierno del Reino Unido sobre los territorios de ultramar se está modificando y no hay ninguna duda (tal como lo hemos visto desde que el nuevo gobierno de coalición fue formado) que tenemos el mayor apoyo posible del gobierno de Reino Unido”, dijo Sawle.

Agregó que la manera en que los territorios de ultramar se conectan con Londres “será reforzado con un mayor trabajo conjunto en los departamentos del Salón Blanco; ellos son muy perspicaces en escucharnos y trabajar junto con nosotros para definir bien cuales son nuestras necesidades y solucionarlas donde fuera posible”.

Esta visión más positiva trae aparejada una responsabilidad por parte de los territorios para mejorar en aquellas áreas que involucran una buena gobernación, pero también para definir claramente lo que quieren independientemente de la relación con el Gobierno británico, dijo Sawle, agregando que quedó claro en la conferencia principal que es una regla nacional que todos los Territorios de ultramar británicos deben esforzarse en alcanzar esa meta.

Sawle dijo que espera que la gente no interprete que ser proactivo implica otro acuerdo con Argentina como el hecho en 1999.

Dijo que él y sus colegas de la Asamblea comprenden que hay una necesidad de que las Islas Malvinas sean escuchadas por el mundo y las maneras de hacer esto están siendo consideradas activamente.

Por el momento, el Gobierno Argentino está ganando la guerra de las relaciones públicas, dijo Sawle. Pero espera que con la ayuda de resultados históricos recientemente disponibles, el Gobierno de las Islas Malvinas pueda empezar a destruir el mito en que se basa la demanda de soberanía Argentina: que una población civil Argentina fue echada de las Islas Malvinas por británicos en 1833.

“Nuestro deseo es asegurarnos que nuestra voz se oiga claramente en el escenario mundial, reconoció. Es importante para nosotros estar claros con nuestra historia, donde vinimos, quiénes somos y la manera en que nos hemos desarrollado. También es igualmente importante que los líderes del mundo comprendan que la demanda Argentina sobre las Malvinas está basada en el mito que nosotros expelimos una población Argentina en 1833, y que simplemente eso no es verdad.”

Considerando que este argumento probablemente no tenga éxito con Buenos Aires, dijo Sawle, espera encontrar una salida para convencer a los países caribeños, incluidos algunos miembros de la Comunidad de naciones británicas, que el año pasado expresaron su apoyo por las negociaciones de soberanía.

El Canciller de Santa Helena, Tara Thomas liderará políticamente a un grupo de trabajo organizado por los Territorios de Ultramar del Atlánticos Sur que investigará las maneras en que estos territorios, las Islas Malvinas, Santa Helena, Tristan de Cunha y Pitcairn, puedan trabajar más estrechamente juntos en el futuro.

El sentimiento fue que había varias áreas de interés, como el turismo, la pesca, la energía renovable, la protección del medio ambiente y las telecomunicaciones son comunes a todos y podrían beneficiarse con un acercamiento consolidado.

Inicialmente, dijo Sawle, este grupo comenzaría con rondas de conversaciones hasta que los propósitos y objetivos puedan definirse. Esto, espera, pasaría antes de la próxima reunión anual del Conferencia de los Territorios de Ultramar.

Otros importantes aspectos pertinentes a las Islas Malvinas, que se tratarán fuera de la Conferencia de los Territorios de Ultramar, incluyen un más fácil acceso para los territorios de ultramar a los fondos de la Unión Europea, posiblemente al Fondo de la Lotería del Reino Unido.

Finalmente Sawle señaló que los Territorios de Ultramar conforman un grupo bastante diverso de islas alrededor del mundo pero las metas comunes, establecidas por el Reino Unido, son para aquéllos con gobiernos propios y confiables.

“Nos exigen que tengamos democracias modernas y buena gobernación. Nuestras normas de gobernación tienen que encontrarse o exceder las normas internacionales y aquí en Malvinas nosotros estamos orgullosos de alcanzar esas expectativas.”

Fuente: http://en.mercopress.com/2010/12/04/falkland-islands-government-wants-a-louder-voice-in-the-world-stage

Traducción no oficial por Roberto Briend

viernes, 3 de diciembre de 2010

HALLAN MÁS PETRÓLEO EN MALVINAS


El descubrimiento fue en la cuenca norte de las islas, y disparó en un 29% las acciones de la compañía. Creen que esa zona de exploraciones es “altamente prospectiva”.

La empresa británica Desire Petroleum anunció ayer un nuevo descubrimiento de petróleo en la cuenca norte de las Islas Malvinas. Las acciones de la compañía subieron un 29% (y llevan en 2010 una suba acumulada del 48%). La misma empresa ya había hecho otro gran anuncio este año que, sin embargo, terminó en frustración: tuvo que reconocer que el petróleo era de mala calidad. La noticia de la perforación se difundió en el contexto de una gran fricción diplomática entre la Argentina y el Reino Unido.

“Los datos preliminares recolectados señalan un descubrimiento de petróleo” en el pozo denominado 14/15-2 Rachel North, que tiene una profundidad total de 3052 metros, precisó la compañía en un comunicado remitido a la Bolsa de Londres. La empresa, que en su página web reconoce tener apenas siete empleados, indicó que ahora buscará “obtener información sobre la calidad de la reserva, la saturación de los hidrocarburos y el tipo de fluido para evaluar la importancia de este descubrimiento”. El presidente de Desire, Stephen Phipps, se declaró “animado” por los resultados iniciales que, según él, confirman que la cuenca norte de las Malvinas es “altamente prospectiva”.

Desde principios de año, cuando empezaron los trabajos, la búsqueda de petróleo en las Malvinas provocó una reacción del gobierno argentino. La Cancillería reforzó la presencia del conflicto en los foros internacionales y consiguió un sólido apoyo regional para que el Reino Unido respete las resoluciones de las Naciones Unidas y se siente a negociar con la Argentina. Por estos días, de hecho, el tema va a tratarse en la cumbre iberoamericana de jefes de Estado que empieza hoy en Mar del Plata.

La estrategia argentina incluyó, además, una serie de medidas para entorpecer y encarecer los trabajos británicos. El caso más resonante es el de la resolución que le prohíbe a los buques, que de algún modo participan de esas labores, abastecerse en puertos argentinos (una medida que el gobierno uruguayo asumió en solidaridad con el reclamo de la Casa Rosada).

En las últimas horas, el intercambio cifrado entre el Departamento de Estado de los Estados Unidos y su embajada en Buenos Aires, que se conoció a través de una filtración, mostró la preocupación de ese país ante la advertencia argentina de sancionar a las empresas que participen de la exploración. En ese caso, se temía que el Banco Barclays quedara afuera de la negociación del canje de deuda.

Los cálculos acerca del petróleo en las islas van de un extremo a otro: 60 mil millones de barriles, especulan los más optimistas; casi nada, según quienes dicen que el crudo es de mala calidad y que sacarlo es un mal negocio.

Fuente: http://tiempo.elargentino.com/notas/hallan-mas-petroleo-malvinas. Publicado el 3 de Diciembre de 2010

jueves, 2 de diciembre de 2010

ARGENTINA ACUSA A LONDRES DE NO AVISAR DURANTE 28 AÑOS SOBRE SUS EJERCICIOS NAVALES

• El Gobierno argentino protesta por ejercicios con lanzamiento de misiles
• Dice que se realizaron en 'territorio ilegítimamente ocupado' del Atlántico
• Reclama por no avisar oportunamente a Buenos Aires, coordinador de la zona

Argentina acusó este lunes al Reino Unido en la Organización Marítima Internacional (OMI) de llevar a cabo durante 28 años ejercicios navales con lanzamiento de misiles en "territorio ilegítimamente ocupado" del Atlántico Suroccidental y no avisar oportunamente a Buenos Aires, como coordinador de la zona.

En una intervención en el Comité de Seguridad Marítima de esa agencia de la ONU, con sede en Londres, el representante argentino, Osvaldo Mársico, dijo que el Gobierno británico incumplió "deliberadamente" durante todos esos años con las normas de la OMI en materia de salvaguardia de la vida humana en el mar.

Cuando finalmente Londres "se avino a comunicar sus ejercicios navales al Servicio de Hidrografía Naval argentino, lo hizo con apenas 48 horas de antelación, es decir con menos de la mitad del tiempo mínimo, cinco días, que recomiendan las normas de la OMI", criticó el diplomático.

Éste acusó además de doble moral a Londres, pues, "mientras violaba una y otra vez las normas de la OMI, el Reino Unido patrocinaba resoluciones exigiendo el cumplimiento de las mismas normas de parte de los Estados miembros de la organización".

El representante del Gobierno británico dijo que ha tomado nota e informará al Foreign Office al respecto, aunque aclaró que los ejercicios en esas aguas eran de rutina y se llevaron a cabo con medidas de seguridad y sin poner en peligro la vida humana.

Agregó que la información sobre las maniobras puede encontrarse en fuentes públicas.

Argentina replicó que los ejercicios con disparos de misiles no fueron comunicados oficialmente todos esos años, como exige la normativa de la OMI, y que no bastan las fuentes públicas como la publicación en prensa, a la vez que se quejó de que Londres haya esperado todos esos años para cambiar de actitud.

El pasado 8 de octubre, el Reino Unido "informó por primera vez" al Servicio de Hidrografía Naval Argentino, que es el coordinador de la NAVAREA VI (una de las áreas marinas establecidas para coordinar la transmisión de alertas a los navegantes por frecuencias de radio), de la realización de esas maniobras militares, que "incluían disparos de misiles desde el territorio de las islas Malvinas"

Argentina procedió entonces a emitir un radioaviso NAVAREA, aunque haciendo expresa reserva de los "derechos de soberanía argentinos sobre las Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que forman parte del territorio nacional argentino", para el 9 de octubre presentar una nota de protesta a Londres en virtud de esa disputa de soberanía.

"Esos ejercicios, dijo hoy el diplomático argentino, no sólo constituyen una provocación inaceptable al llevarse a cabo en un área sobre la que existe una disputa de soberanía reconocida por la ONU, susceptible de generar una carrera armamentista", sino que también "se realizaron en abierta violación de las normas de la OMI sobre el sistema mundial de radioavisos náuticos".

Esto último "impidió a la Argentina cumplir con sus propias obligaciones y responsabilidades internacionales de coordinador de NAVAREA VI" y representó un "total desdén por los riesgos involucrados a la navegación en la zona y la vida humana en el mar".

Varios países latinoamericanos, Brasil, Chile, Perú, Panamá, Ecuador, Uruguay, Bolivia, Cuba y Colombia, además de España y Suráfrica apoyaron la intervención argentina en ese foro internacional.

Tras escuchar a las partes, el Comité de Seguridad Marítima reiteró hoy la necesidad de que los gobiernos cumplan la resolución por la que se rige el servicio mundial de radioavisos náuticos, así como las circulares sobre radioavisos relativos a "operaciones que ponen en peligro la seguridad de la navegación".

Fuente: http://www.elmundo.es/america/2010/11/29/argentina/1291068571.html