martes, 28 de diciembre de 2010

LA ARGENTINA RECHAZÓ UN MENSAJE DE DAVID CAMERON Y RATIFICÓ SU SOBERANÍA SOBRE LAS MALVINAS

En rechazo a las declaraciones del primer ministro británico, David Cameron, desde la Cancillería argentina reiteraron su enérgico repudio a las actividades de exploración y explotación de recursos naturales renovables y no renovables que realiza el Reino Unido

La Cancillería argentina manifiesta su rechazo al reciente mensaje transmitido por el Primer Ministro Británico, David Cameron, a los habitantes de las Islas Malvinas y reafirma los legítimos derechos de soberanía argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

La Argentina reitera su llamado al Reino Unido para que responda a las exhortaciones de la comunidad internacional y se avenga a cumplir con su obligación de resolver pacíficamente la controversia de soberanía, de conformidad con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones de la Asamblea General sobre esta cuestión.

De la misma manera, el gobierno argentino reitera su enérgico repudio a las actividades de exploración y explotación de recursos naturales renovables y no renovables en la plataforma continental argentina que realiza el Reino Unido: dichas actividades se encuentran en abierta contradicción con lo dispuesto por la resolución 31/49 de la Asamblea General, que insta a ambas partes a que se abstengan de adoptar decisiones unilaterales en el área en disputa.

En relación con la referencia del Primer Ministro Cameron a la existencia de supuestas interferencias al tráfico de buques desde o hacia las Islas Malvinas, se señala que las medidas adoptadas por la Argentina resultan en un todo conformes con las facultades conferidas a tal fin por su derecho interno y el derecho internacional.

Lo que, en rigor, es contrario al derecho internacional es el mantenimiento de un anacrónico enclave colonial en pleno Siglo XXI que incluye la expoliación de los recursos naturales de la región y la realización de ejercicios militares que ponen en riesgo la seguridad de la navegación en el Atlántico Sur.


Fuente: http://www.infobae.com/

No hay comentarios: