martes, 28 de diciembre de 2010

¿POR QUÉ LAS ISLAS MALVINAS NO SERÁN ARGENTINAS?


Por Carlos Escudé

Basta con hablar con cualquier taxista de Buenos Aires para entender que el pueblo argentino sabe que las Islas Malvinas no serán "recuperadas" por la Argentina. Los únicos que parecen no entender este hecho básico de la vida son un grupo de veteranos de guerra, un pequeño grupo de fundamentalistas nacionalistas, y prácticamente la totalidad de los políticos argentinos.

Ni que decir, que al hacerlo, los políticos están engañando y mintiendo. La gran mayoría de estos políticos saben que las Malvinas no serán argentinas otra vez, pero no van a reconocerlo por temor a perder votos.

De hecho, dentro de la clase “política Argentina" hay dos tipos de mentiras con respecto a las Malvinas: la benigna y la maligna. El discurso sobre las Malvinas del antiguo Ministro de Relaciones Exteriores Guido Di Tella estuvo plagado de paradigmáticos ejemplos de mentiras benignas. Él quería que los argentinos creyeran que la Argentina iba a recuperar las islas Malvinas por medios pacíficos, "seducir" a los isleños con la acumulación de un número suficiente de éxitos nacionales con el fin de hacer realmente conveniente, y que el isleño promedio acepte la soberanía argentina. Di Tella no aceptaba el derecho de los isleños a la libre determinación, pero era consciente de que si Argentina no tiene éxito en transformarse en un país atractivo, va a ser imposible conseguir que el Gobierno británico y el Parlamento acepten una transferencia de soberanía.

Este tipo de mentira es benigno debido a que los costos del fracaso, para la Argentina, son bajos. Las tarjetas de Navidad de Di Tella a la población de las Malvinas, serán recordadas en la historia de Malvinas como un excéntrico gesto de un funcionario bien intencionado que representó a un país vecino que una vez amenazó a los isleños. El costo más importante de este tipo de mentira es el intento de engañar a los propios argentinos. Debido a que los argentinos ya saben intuitivamente que las Malvinas no serán otra vez de ellos, esta mentira conduce a un aumento de la desilusión del pueblo argentino poniéndose vis-á-vis con una clase política que se dedica crónicamente al arte de la mentira innoble.

Por el contrario, la "mentira maligna” consiste en afirmar que la Argentina recuperará las Islas si se adopta una "política dura”. La mayoría de los políticos de ambos partidos políticos principales, así como muchos diplomáticos profesionales, participan en este tipo de mentira, aunque son suaves con la política económica y la actual crisis de la Argentina. Sin embargo, a pesar de la crisis, cuando se trata de emitir opiniones sobre las Malvinas, por lo general están de acuerdo en que intentar "seducir" es una pérdida de tiempo, que no se debe tener en cuenta a los isleños y que los costos, a Gran Bretaña, por no transferir la soberanía a la Argentina debe ser aumentados.

Esta es una maligna, arrogante, machista mentira porque propone una política de confrontación que, de aplicarse, sería terriblemente costoso para la propia Argentina, y nunca tendría éxito en la recuperación de lo perdido en 1833, y que la guerra de 1982 hizo irrecuperable.

Este segundo tipo de mentira es también perversamente ingenua. Se propone aumentar los costos británicos por permanecer en las Malvinas, sin tener en cuenta que el hecho de aumentar los costos británicos aumentarán mucho los costos argentinos, y sin darse cuenta de que Gran Bretaña tiene infinitamente más recursos económicos, militares y diplomáticos que la Argentina. No hay manera de hacer que Gran Bretaña gaste más "sin que Argentina gaste también más”. El aumento de los costos siempre representarán un porcentaje mucho menor del total de recursos británicos, que el aumento de los costos argentinos en relación con el total de sus recursos. Por lo tanto, el aumento de los costos británicos por no transferir la soberanía resulta necesariamente un peor negocio para Argentina que para Gran Bretaña. Y por último, pero no menos importante, estos costos cada vez mayores para la Argentina se sentirán mucho más dramáticamente en las masas cada vez más pobres de la Argentina, mientras que algunas élites se beneficiarían emocional y políticamente con una política imprudente.

¿Por qué esta maligna mentira es sistemáticamente repetida cuando se debate la cuestión de las Malvinas? La respuesta parecería estar en que, en Argentina, existe una perversa dinámica política por la que los políticos profesionales temen expresar la “dolorosa” verdad sobre las Islas Malvinas (es decir, que nunca volverán a ser argentinas) que les haría perder votos, los políticos siguen participando de la fantasía que las islas se recuperarán. Si un político reconociera públicamente que las Malvinas no serán recuperadas, perdería votos, mientras que si otro político continúa con la mentira, seguramente logrará cosechar beneficios políticos a partir de primitivas emociones populares.

El resultado final, por supuesto, va en detrimento del propio país. Pero mientras que los políticos consistentemente vendan sus almas para obtener el voto popular, ello tendrá poca o ninguna importancia.

(*) El autor es miembro del Consejo Argentino Nacional de Investigación Científica y académico de la Universidad Torcuato Di Tella, Buenos Aires

Este ensayo aparece en una colección titulada "El futuro de las Islas Malvinas y su gente" por Lyubomir Ivanov y otros. al. publicado por T doble Editores (2003) y se reproduce con autorización del Dr. Ivanov.

Fuente: http://www.falklands.info/history/82neverargentine.html

2 comentarios:

Andres Rosado dijo...

Este articulo del Dr Ivanov es en verdad un claro reflejo de lo que los enemigos de la Patria, internos y externos, nos plantean para que nos resignemos a los intereses de los ingleses, por que cualquier intento de no hacerlo seria inutil ( vaya mentira) Si los argentinos pensaramos de esta manera no hubieramos rechazado a los ingleses en 1806-1807, y seguiriamos siendo colonia española. Dios nos libre de esta clase de gente y de que el Pueblo Argentino se deje confundir por estos profetas vende patria.

Anónimo dijo...

Vos sos un pelotudo .patriota de que enfermo de un pais gobernado por corruptos ? Las islas nunca fueron nuestras cerra el orto y tratemos de cambiar este pais .