martes, 28 de septiembre de 2010

¿HUBO ARMAS NUCLEARES EN LA GUERRA DE MALVINAS?



Por Hugo Martínez

Para las potencias nucleares es una práctica habitual mantener en secreto la ubicación y el destino de las armas nucleares. El Reino Unido no escapa a esta regla, por lo que no se puede asegurar la presencia o no de estas armas de destrucción masiva en la guerra de Malvinas.

Cuando se manejan hipótesis sobre la posibilidad de utilizar armas nucleares, se tratan en el más estricto secreto y no se dejan constancias por escrito. Y en el caso del Reino Unido la Ley de Secreto Oficial prohíbe su difusión por treinta años, aumentado a noventa en 1984.

Las versiones que circulaban por la prensa internacional al respecto de la presencia de armas nucleares en Malvinas, motivaron a representantes argentinos que se hicieron eco y plantearon el hecho en distintos foros internacionales.

A lo que el Reino Unido ni negaba ni afirmaba, para después terminar declarando que la "utilización" de estas armas en este conflicto de Malvinas era "inconcebible" o "impensable".

Cuando se produce el desembarco argentino en las islas Malvinas, el 02 de abril de 1982, parte de la flota británica estaba practicando ejercicios navales en conjunto con miembros de la Organización del Tratado el Atlántico Norte (OTAN).

Este ejercicio "Spring Train" incluía la manipulación de armas nucleares y la orden de dirigirse al Atlántico Sur fue tan rápida que se cree que no hubo tiempo de descargar estas armas.

El destructor Británico Sheffield fue uno de los barcos que participaba en el ejercicio "Spring Train" antes de la guerra y el 04 de mayo de 1982 fue atacado exitosamente por aviones argentinos y averiado mortalmente.

La agonía del destructor Sheffield duro 6 días en los que la armada británica se empeño en remolcarlo, algo ilógico, si se tiene en cuenta que el Sheffield no tenia ninguna posibilidad de salvarse.

El empeño en remolcarlo fue otro hecho que alimento la teoría de que el Sheffield estaba dotado de armas no convencionales, y que durante los seis días que lo remolcaron desembarcaron el material atómico que había a bordo.

En el mismo parlamento Británico varias veces se planteo esta posibilidad, un ejemplo fue una pregunta hecha en la Cámara de los Lores por Lord Jenkins of Putney:

"Pido al gobierno de su Majestad que asegure que las fuerzas de tareas de las islas Falklands, no usara, desplegara o llevara armas nucleares".

Este pedido lo contesto el Ministro de defensa Vizconde Trenchard:

"Puedo declarar categóricamente que no hay posibilidad alguna de que nosotros usemos armas nucleares en esta disputa. Ha sido de larga data, de sucesivos gobiernos, no negar ni confirmar la presencia o ausencia de armas nucleares en un lugar determinado".

El 04 de noviembre de 1982, en la Cámara de los Comunes el diputado Tam Dalyell, planteó la teoría de que el gobierno de Thatcher sabía los planes de desembarco argentino en Malvinas y dijo:

"Resulta claro, de la evidencia proporcionada por el Sindicato Nacional de Marineros y otros, que barcos, incluido la nave auxiliar de la Flota Real Fort Austin, recibieron ordenes de viajar de Gibraltar al Atlántico Sur el 28 y 29 de marzo. Resulta también claro que algunos de esos barcos, entonces o más tarde eran portadores de armas nucleares."

"Este problema no es teórico tenemos evidencias de que el HMS Sheffield se hundió con armas nucleares a bordo".

El 02 de septiembre de 1991 la Organización Marítima Internacional con sede en Londres incluyo al Sheffield en un inventario de material radiactivo en el Atlántico Sur.

En una entrevista para la televisión Brasileña el 28 de marzo de 1983, un periodista le preguntó al canciller británico Francis Pym, si era verdad que en el Sheffield y en el Coventry se hundieron con armas nucleares o si las llegaron a rescatar.

Francis Pym contesto con frases como:

"Nunca decimos donde hay armas nucleares"

"Nuestras obligaciones con los tratados fueron totalmente cumplidas"

"Nunca fue cuestión de que armas nucleares fueran usadas bajo ninguna circunstancia en esa región".

Los submarinos Polaris propulsados nuclearmente tienen entre su armamento convencional misiles con ojivas nucleares.

Durante la guerra de Malvinas uno de estos submarinos fue despachado al Atlántico Sur para ser utilizado "en caso necesario"

¿Para que?

En una carta a su esposa fechada el 07 de abril de 1982 el Teniente británico David Tinker que estuvo en el teatro de operaciones, le decía que había escuchado sobre la posibilidad de bombardear el territorio continental argentino y que un alto jefe al que no nombró decía:

"Dejen caer una gran tela blanca sobre ellos (por el Polaris)" y termina diciendo la carta: "Gracias a Dios que no esta al comando".

El 04 de noviembre de 1982 en la Cámara de los comunes se dijo:

"No es suficiente decir: Ah, pero nunca habrían sido usadas... —Yo le digo a la cámara que si uno es atacado con un Exocet, hay una tentación tremenda a destruir las bases de donde provienen los Exocet. Si hay reglas de combate y uno tiene armas nucleares, ¿cómo pueden algunos de nosotros estar seguros de que esas armas no serán usadas? Más aun, cuando sabemos que a raíz de las ordenes dadas al Conqueror para que hundiera al Belgrano, la Primer Ministro está al comando de estos asuntos.

Simplemente les digo a la cámara que una persona que fue capaz de dar ordenes de hundir al Belgrano por que estaba cercana una transacción que le era inaceptable desde el punto de vista interno, y por que no podía rehusarse fácilmente a los ofrecimientos de transacción que estaban viniendo del Perú y Estados Unidos es ciertamente capaz de disponer el uso de un arma nuclear."

Al producirse la ocupación argentina en Malvinas, hubo en Londres una reunión de alto nivel para considerar las alternativas que tenia Gran Bretaña para enfrentar la situación.

Una de las hipótesis fue responder con un ataque nuclear por medio de un submarino Polaris.

El Probable blanco para un ataque nuclear como amenaza o como demostración, fue la provincia de Córdoba. La amenaza nuclear podría haber sido usada si alguno de los buques capitales de las fuerzas de tareas, uno de los portaaviones o el transporte Canberra, hubiese sido destruido por un misil.

Incluso se cree que la orden de desplazar un submarino nuclear Polaris fue dada después del hundimiento del Sheffield.

De tanto en tanto, cuando aparecen en las costas de la Patagonia pingüinos muertos, se atribuye el fenómeno a la polución emanada del Sheffield.

Aunque todo indicaría que si el Sheffield verdaderamente tenía armas atómicas y si en verdad esta a 2.000 metros de profundidad los riesgos de contaminación radioactiva serían nulos.

El gobierno argentino en un comunicado fechado el 17 de mayo de 1996 expresaba:

"Los eventuales impactos ambientales por la presencia de armas nucleares en el Atlántico Sur Occidental e insular así como en el medio ambiente marino son objeto de atención y estudio por parte de las autoridades argentinas y de sus organismos técnicos".

"Desde 1982 hasta la fecha, se sigue con atención y preocupación los rumores y debates de la posible presencia de armas nucleares en el HMS Shefield"

El 20 de mayo de 1996 un representante del Ministerio de Defensa británico contestaba:

"No hay riesgo para el medio ambiente marino en el área donde se hundió el Sheffield"

Pero dos días antes le preguntaron al mismo vocero de Defensa cuales habían sido las medidas que tomo el estado británico para extraer material radioactivo del Sheffield, la respuesta fue:

"Ninguna"

Fuente: http://www.periodicotribuna.com.ar

No hay comentarios: