miércoles, 26 de enero de 2011

MALVINAS, EL REFUGIO DE LA GLORIA

Por María Delicia Rearte de Giachino


Cuando veo a la Republica Argentina traspasada por la más grave crisis de indignidad, de incapacidad, de intolerancia, de desprestigio, cuando veo con dolor que ya no es ni país, ni nación, ni estado, me refugio en Malvinas...

En este conglomerado de desaciertos, mentiras, ultrajes, de aquella que fuera PATRIA de grandeza, hoy se esconde, sin agravios ni resentimientos, sin pedir nada, silenciosa, la GLORIA DE MALVINAS.

Cuando la soberbia enceguece a los gobernantes profiriendo palabras sin sentido, en medio de pobres aplaudidores, mendicantes de prebendas, pienso en la humildad del soldado, hambriento, congelado, asustado, pero con el arma firme en su mano. Solo él y sus recuerdos. Solo él y su deber. Solo él y su rosario. Solo él y su enemigo... Solo él y LA GLORIA DE MALVINAS.

Cuando presencio los juicios inicuos, los desbordes circenses de multitudes desenfrenadas, vengativas, en los que la Justicia se subordina a intereses o ideologías retrogradas, que sólo fomentan odio y a los que deberían ser los defensores metidos dentro del "no te metas", por cobardía, por miedo, por desidia... pienso en la JUSTICIA de la CAUSA que llevó a MALVINAS.

La defensa del honor ultrajado de un país que era PATRIA, que se enfrentaba al enemigo con la fiereza de sus hombres y los rezos de sus mujeres, sin condiciones mezquinas, sin reproches, sin tribunales espurios... Sólo la JUSTICIA de la CAUSA que era PATRIA en MALVINAS.

Cuando la mentira y el embauque, sorprenden desde las más altas esferas gubernamentales, para disimular gravísimos errores, imperdonables en quienes tienen el sagrado deber de velar por el BIEN COMÚN... pienso en la VERDAD de MALVINAS, en la simpleza de la entrega a la muerte, al dolor, a la mano tendida al camarada, al valor descubierto en la noche de miedo, a la esperanza de un recuerdo. Todo puro, todo sano, todo ahí, para ejemplo del mundo... Sólo la VERDAD en MALVINAS.

Cuando la sociedad se debate en la miseria moral de la inseguridad, de la droga, del garantismo, de la delincuencia brutal, de la pobreza material e intelectual, de la deformación de la niñez, de la destrucción de la familia, con la absoluta complicidad de los medios de comunicación y el propio poder... pienso en la GRANDEZA de MALVINAS, que debió haber iluminado el devenir argentino para hacerlo más bueno, más noble, más entero. El sacrificio como paradigma de conducta y la libertad asumida como la libre búsqueda de lo mejor… Sólo DIOS en su GRANDEZA en MALVINAS.

Cuando veo a la Constitución Nacional, manoseada por representantes que desconocen la magnitud de sus deberes, haciendo del puesto de honor que les otorgara la ciudadanía, nada más que un escalón para las prebendas y las concesiones, extorsionando al pueblo con conflictos nacidos de su incapacidad o su corrupción a los que un voto trasnochado y poco ético, no soluciona... pienso en la HONRADEZ de MALVINAS, a la que también quisieron deshonrar los cobardes y los timoratos, pero que nunca lo lograron, ni lo lograrán, porque desde el fondo del mar, desde los vientos, desde la turba, el grito estridente de la honra enaltecida, retumba en el corazón de los argentinos bien nacidos… Sólo HONRADEZ, en la HEROICA GESTA de MALVINAS.

Por ultimo, cuando veo las Fuerzas Armadas, destruidas, incompetentes, genuflexas, sin vocación, sin respuesta ante la indignidad... pienso en MALVINAS.

¿Donde están aquellos Oficiales ejemplares que delante de su tropa ofrecían su pecho al enemigo?, ¿Donde están aquellos Suboficiales que con su experiencia enseñaban a sus hombres lo que es el deber y la satisfacción de cumplirlo?, ¿Donde están aquellos muchachos que en el pozo releían las cartas de sus novias esperando el zumbido de las balas, el alma enternecida y el coraje en acecho?, ¿Donde están aquellos que dominaron el cielo, el mar y la tierra, para asombro hasta del mismo enemigo?, ¿Donde están aquellos argentinos que vitoreaban a sus soldados?, ¿Donde está MALVINAS?, ¿Qué lugar ocupa en los cuarteles?, ¿Quien se ocupa de elevar su espíritu hacia las nuevas generaciones como símbolo de lo que es la PATRIA?

Por eso ante esta Republica Argentina, que ya no es ni país, ni nación, ni estado, en mi desolación me refugio en MALVINAS, adonde se que muchísimos compatriotas me acompañan, aquellos que nacimos el 02 de Abril de 1982, para no morir jamás.


MENDOZA 22 AGOSTO 2008

MARIA DELICIA REARTE DE GIACHINO
DNI 1605228
9 DE JULIO 1050
5500 MENDOZA

No hay comentarios: